• Categoría de la entrada:Prevención

El casco es un elemento de seguridad esencial para ir en bicicleta ya que, en caso de accidente, protege la cabeza de los golpes.

¿Sabía que el riesgo de sufrir una lesión en la cabeza disminuye hasta un 85% en los ciclistas que usan casco?

¿En qué aspectos debe fijarse a la hora de comprarlo?

Resistencia del casco

Un detalle muy importante es la forma en que está unido el material interior a la carcasa. En la mayoría de los modelos simplemente está pegado, por lo que existe el riesgo de que se desprenda. Por eso, un casco sólido que absorba bien los golpes debe tener la carcasa moldeada directamente sobre el material interior.

Orificios de ventilación

Las aberturas permiten que el aire fluya, para que pueda mantenerse fresco mientras pedalea. No obstante, considere que la ventilación no depende únicamente del número de aberturas sino de su disposición y diseño. También es importante que estén protegidas por una malla interna que impida el paso de los insectos.

Sistema de cierre

Existen diferentes sistemas de cierre, los de tipo clic suelen ser los más prácticos y seguros. No obstante, es mejor que compruebe que no se abre con facilidad. Si tiene una pieza acolchada será aún mejor ya que obtendrá una protección extra para el mentón y evitará que se pellizque con el cierre.

Talla del casco

La eficacia depende en gran medida de que esté bien ajustado en el momento del impacto. Por eso, es importante que no solo tenga un buen sistema de cierre sino que también se ajuste perfectamente a la cabeza. Las tallas de los cascos suelen indicarse tomando como referencia la circunferencia mínima y máxima de la cabeza, por lo que solo tiene que medirse desde la frente hasta la parte más ancha. Considere además que el sistema de ajuste más preciso es un anillo de plástico que rodea el casco y se adapta en la parte posterior de la cabeza.

Color del casco

Cuando se trata de pedalear en la carretera, el color del casco no es un aspecto meramente estético. De hecho, los colores llamativos, como el amarillo y el rojo, le permitirán ser más visible en la vía. También puede usar modelos con franjas reflectantes para aumentar la visibilidad.

Tipo de actividad

Cada tipo de ciclismo demanda un casco diferente. Los cascos para andar por la ciudad normalmente son redondeados y con ventilaciones mientras que los cascos de BTT suelen tener pequeñas viseras para brindar una protección extra de la lluvia y el sol. También hay cascos integrales, similares a los de motocross pero más ligeros, que protegen toda la cabeza y la mandíbula, perfectos para quienes practican deportes de BMX o Freeride.

Tres consejos para mantener el casco en buenas condiciones

  1. No use productos químicos abrasivos para limpiar el casco, es mejor que solo recurra a una esponja, agua y jabón.
  2. Guarde el casco en un lugar fresco y ventilado ya que la humedad y el calor terminan dañando sus materiales y reducen su nivel de protección.
  3. Jamás preste su casco porque no podrá saber qué uso le han dado. Recuerde que los cascos han sido diseñados para proteger la cabeza de un golpe y, aunque a simple vista no parezca dañado, puede hacer sufrido un impacto.

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta