• Categoría de la entrada:Prevención

La elección de un calzado adecuado, es de suma importancia a cualquier edad, ya que de él depende la salud de todo el cuerpo y la prevención de acidentes.

En la tercera edad, la elección de un calzado apropiado adquiere una mayor importancia, pues de ello depende en gran medida la calidad de vida de nuestros mayores, su autonomía, el evitar caídas o resbalones, minimizar las molestias causadas por el desgaste de huesos o articulaciones, operaciones, juanetes, etc.

El que una persona mayor pueda caminar, sin que ello suponga un suplicio, depende en gran medida de la adecuación de su calzado a las necesidades particulares que cada uno pueda presentar.

Elegir el calzado que mejor se ajuste a las características individuales de cada pie, en personas de la tercera edad, no es tarea fácil.

A la hora de comprar zapatos, ha de primar la funcionalidad por encima de la estética. Afortunadamente, cada vez son más los fabricantes que aúnan ambas características, para evitar que el calzado para las personas de la tercera edad sean antiestéticos.

El calzado  ha de ser de buena calidad, con pieles resistentes, pero a la vez suaves y flexibles, cuyo mantenimiento e higiene no sean complicados.

Las telas y tejidos también habrán de ser resistentes a la vez que dóciles, adaptables, y fáciles de lavar, algo de vital importancia, ya que una correcta higiene del calzado evita la aparición de hongos, escaras, exceso de sudoración y olores.

Hay que elegir la horma que mejor se adapte al pie que queramos calzar, con una anchura que conforme un entorno agradable, sin apretar, rozar u oprimir los pies.

Han de buscarse modelos con hormas especiales, para pies que así lo requieran, tales como pies hinchados, por mala circulación, retención de líquidos, o post operatorios, pies con juanetes o diabéticos, personas que requieran plantillas ortopédicas personales.

Ha de ser transpirable, para evitar la acumulación de humedad en el interior, que propicie la aparición de olor, y una serie de afecciones tales como hongos, escaras o pústulas.T

En cuanto a las  plantillas, han de ser también flexibles y cómodas, para amortiguar la pisada, transpirables, para evitar el exceso de humedad en el interior del calzado, y confortables, ya que sobre ellas apoya directamente el pie.

Una característica de vital importancia, es la ligereza del calzado, ya que con ello evitaremos que las personas mayores arrastren los pies en exceso, y propiciaremos que caminen de forma más cómoda y menos pesada.

Decantarse por unos zapatos o zapatillas flexibles, es lo mismo que favorecer la libertad de movimientos, aportando a nuestros mayores una mayor autonomía, y evitándoles aquellas caídas o resbalones que el calzado rígido les podría llevar a tener. Las suelas de caucho natural y la de poliuretano son las mas adecuadas, además aportan cualidades anti deslizantes.

Los sistemas de sujeción del pie, son también de gran importancia en este sentido, ya que, si el pie se encuentra sujeto, pueden evitarse muchas caídas, resbalones y torceduras.

Lo deseable sería elegir un calzado conformado con sistemas especiales de sujeción y refuerzo en zonas vulnerables, tales como tobillos, talones o punteras.

La utilización de gomas o velcros, para conseguir un máximo ajuste, es también esencial en este sentido, ya que además de adaptar el calzado a condiciones variables del pie, aporta a quién utiliza este tipo de calzado un gran descanso a la hora de calzarse, ya que no hay que agacharse.

Para los pies más delicados, es de vital importancia que el calzado no tenga costuras interiores que puedan rozar la piel, y propiciar la aparición de abrasiones y rozaduras.

Las suelas del calzado para las personas de la tercera edad, han de ser antideslizantes, para evitar resbalones y caídas, y deben estar hechas con materiales flexibles pero resistentes a la abrasión (muchas personas arrastran los pies al caminar). Además, han de ser cómodas, y han de amortiguar la pisada, para que el caminar sea más agradable y menos doloroso, sobre todo en personas con desgaste de huesos y articulaciones.

 

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta