• Categoría de la entrada:Salud

En las consultas de dermatología es muy frecuente diagnosticar melanomas que el paciente no puede verse, como en la piel de la espalda.

Muchas veces es otra persona la que ha observado estas pecas sospechosas. Sin embargo, si se puede aprender una forma de explorar toda la piel.

  • Sin tener que ir al dermatólogo se pueden detectar lesiones nuevas o cambios de pigmentación si uno sabe cómo realizar correctamente un autoexamen de la piel.
  • Es necesaria una buena iluminación, dos espejos, un secador y un par de sillas.
  • Hay que dedicarle entre 5 y 10 minutos a la exploración total del cuerpo (cara, cuero cabelludo, manos, extremidades, espalda, genitales).

¿Cómo se hace?

  • Primero se examina toda la cara, empleando los dos espejos uno enfrente de otro para conseguir ver todas las zonas y ángulos muertos que no se ven a simple vista.
  • Seguidamente, se va explorando todo el cuero cabelludo mediante los dos espejos y separando el cabello con el secador.
  • Después, empezando por la palma de las manos, se exploran las extremidades superiores, la espalda, las nalgas, y la parte posterior de los muslos.
  • Finalmente, sentados en una silla con los pies apoyados en otra, se explora la zona genital abriendo las piernas y utilizando el espejo de mano, acabado después por las piernas y las plantas de los pies.

En la primera exploración, se pintan sobre un dibujo del cuerpo humano todas las pecas y marcas que encontremos en la piel, si es posible dibujando con cierto detalle su forma y colores. En las exploraciones sucesivas podemos comparar lo que hemos registrado en el dibujo con lo que vemos.

Cada exploración debería hacerse detenidamente, empleando para ello entre 5 y 10 minutos.

Los hombres con abundante vello deben tomarse su tiempo para separarlo y observar bien toda la piel. El rasurado o depilación puede facilitarlo.

Este examen debería repetirse idealmente una vez al mes.

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta