• Categoría de la entrada:Prevención

Todos los ejecutivos deben tomarse un tiempo para planificar y organizar el trabajo, pero también para practicarse pruebas de detección temprana de enfermedades y atender con prontitud cualquier alteración de la salud.

“Los hombres, en general, no acuden al médico a menos que sea por una emergencia”, afirma el Dr. Marco Villalvazo, presidente del Consejo de Certificación de Educadores en Diabetes, quien agrega que esto es un tema educacional.

“Ir al médico para un chequeo sucede solo si te lo paga la empresa o porque te regalan un check up, pero en general el hombre no acude al médico”, asegura Villalvazo.

Pero resulta que ir al médico y realizarse estudios periódicamente puede evitar padecimientos, sobre todo en ejecutivos que padecen de alto nivel de estés.

“La esperanza de vida de un hombre es de 71 años; de una mujer, de 77. Viviremos seis años menos que ellas, lo que significa que debemos empezar a cuidarnos desde antes. Si soy diabético, no me cuido y no detecto un problema a tiempo, puedo tener complicaciones… o incluso morir. Descuidarse y no atenderse acorta la esperanza de vida”, advierte el médico, citado por Alto Nivel.

Un ejecutivo sano debe acudir a consulta con un médico general o internista al menos una vez al año para una revisión general que pueda detectar enfermedades asintomáticas o riesgos potenciales.

Una revisión rutinaria debe incluir la revisión de la historia clínica, donde se incluyen factores de riesgo del paciente para enfermedades como diabetes mellitus, enfermedad arterial coronaria, hipertensión, enfermedades de transmisión sexual, adicciones, consumo al alcohol, tabaco u otras drogas, exposición al sol y una exploración que incluye talla, peso, medición de presión arterial, índice de masa corporal (IMC) y perímetro abdominal.
Los especialistas

Anualmente, un ejecutivo que trabaje con un alto nivel de estrés, y en general cualquier hombre que desee cuidar su salud debe practicarse los siguientes exámenes médicos:

  • Biometría hemática. Estudia los elementos que conforman la sangre, tanto los celulares como los sólidos del plasma (porción líquida de la sangre). Detecta enfermedades como anemia, hepatitis o problemas de coagulación.
  • Química sanguínea. Es un estudio de la sangre que da información sobre los procesos metabólicos del organismo. Ayuda a detectar trastornos como diabetes, colesterol alto y hasta problemas en los riñones o el hígado.
  • Examen general de orina. Ayuda a detectar problemas renales o metabólicos e infecciones urinarias.
  • Perfil de lípidos. Determina los niveles de grasa en el cuerpo, colesterol y triglicéridos. Si éstos se encuentran elevados, puede haber riesgo de infarto o ataque cerebrovascular. Se recomienda a partir de los 30 años.
  • Sangre oculta en heces. Facilita la detección de sangre en el excremento. Con frecuencia éste es el único signo de alarma de padecimientos colo-rectales.
  • Electrocardiograma en reposo. Se recomienda a partir de los 40 años. Revela información del funcionamiento del corazón, el ritmo cardiaco, el tamaño y el funcionamiento de las cavidades del corazón y el músculo cardiaco.
  • Radiografía de tórax. Permite ver el tamaño del corazón y el estado de los pulmones, sobre todo en la gente con obesidad o fumadora. Detecta hasta procesos de tuberculosis. “Si eres fumador debes realizarlo periódicamente, sin importar tu edad, y si estás sano a partir de los 40 años una vez al año”.
  • Examen dental. Sirve para detectar caries, bruxismo, trastornos como la enfermedad periodontaria (de las encías) y otras lesiones.
  • Examen de la vista. Ayuda a verificar la visión y determinar si hay riesgo de desarrollar problemas de los ojos asociados con la edad, como glaucoma, cataratas y degeneración macular.
  • Antígeno Específico Prostático. Determinar la existencia de cáncer de próstata. Debe hacerse a partir de los 40 años. La Sociedad Americana del Cáncer www.cancer.org recomienda que se la realicen los hombres menores de 40 años con más de un familiar inmediato diagnosticado con cáncer de próstata.

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta