• Categoría de la entrada:Prevención

Vencer el agotamiento y rendir más en el trabajo es posible, sólo es necesario encontrar el balance correcto entre la vida profesional y las actividades personales.

El síndrome del burnout se da cuando el estrés de la vida profesional literalmente quema las reservas de energía de una persona que no logra encontrar el correcto balance entre la vida privada y su ejercicio profesional.

Este y otros síndromes son muy comunes en la actualidad porque la gente empieza a recortar el tiempo de diversión y descanso cuando siente que la situación económica, como la que atraviesa el país actualmente, puede poner en riesgo su trabajo.

El psicólogo Robert Brooks, autor del libro “The Power of Resilience: Achieving Balance, Confidence, and Personal Strength in Your Life”, asevera que la clave para encontrar el balance entre trabajo y vida personal está en concentrar las energías en las cosas que sí se pueden controlar al responder la pregunta: “¿De qué forma estoy disfrutando mi vida?”.

El sitio especializado WebMD recomienda cinco maneras de equilibrar un poco más la rutina diaria y disfrutar más la vida personal y el trabajo:

Incluya tiempo de descanso en su horario: al planear au agenda semanal, programe tiempo para su familia y amigos y para las actividades que le ayudan a relajarse y recargar energías. Si programa estos momentos de diversión, le da a su cerebro algo qué esperar y le ayuda a manejar el tiempo de manera más eficaz para evitar que el trabajo se acumule para esa fecha.

Laura Stack, autora de “SuperCompetent: The Six Keys to Perform at Your Productive Best”,  dice que si no se agendan los momentos con los seres queridos, las obligaciones laborales empiezan a empujarlos a segundo plano.

Elimine las actividades que le absorban energía inútilmente: muchas veces tendemos a consumir tiempo valioso en el trabajo en actividades poco provechosas, como escuchar los chismes de un compañero de trabajo. Es más recomendable hacer una lista de los momentos que se desaprovechan en la oficina y que podrían ser utilizados para terminar sus labores antes para llegar a casa más temprano.

La doctora Marilyn Puder-York asegura que se puede reducir el tiempo en el trabajo si uno mismo limita el tiempo que pasa en internet, en redes sociales, haciendo llamadas personales y demás hábitos que limitan la eficiencia del trabajador.

Replantee sus obligaciones: piense si algunas de las tareas que se está llevando a casa del trabajo pueden ser delegadas a algún subalterno o compañero.

Incluso cómo podría hacer más eficiente su tiempo en casa. Por ejemplo, ¿podría contratar a alguien que haga el aseo de casa una vez a la semana?, o ¿tal vez podría hacer que me entreguen la tintorería en la oficina para no tener que ir a recogerla?

En las grandes urbes se pierde una buena cantidad de tiempo en el tráfico. Piense cómo puede evitarlo al máximo.

Póngase en movimiento: hacer ejercicio se vuelve una tarea imposible cuando se tiene un horario lleno, pero el doctor Brooks asegura que la actividad física eleva los niveles de energía y la capacidad de concentración.

En primera instancia, el ejercicio despierta los niveles de adrenalina del cuerpo y lo pone en estado de alerta con lo que quema calorías. A lo largo del día hace que el cuerpo libere serotoninas,  sustancias que impulsan la sensación de bienestar y salud.

Relájese: no es necesario hacer grandes cambios en su vida para lograr un mayor equilibrio. Fijar metas realistas como salir a su hora del trabajo un día a la semana o dedicar quince minutos diarios para meditar.

De esta manera podrá ir integrando poco a poco las actividades que son más importantes para usted dentro de su agenda sin quitarle demasiado tiempo a sus labores.  WebMD destaca que tomar un baño largo, dar un paseo, escuchar música o incluso leer una novela pueden transformar la manera en que ve la vida, ayudarle a disfrutarla más plenamente y amar más su trabajo.

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta