• Categoría de la entrada:Prevención

La biometría puede ser usada para proteger información, y evitar los fraudes electrónicos.

Esto ha llamado la atención de las instituciones financieras y compañías de seguridad. Últimamente, la idea más popular entre los analistas de la industria es la “muerte de la contraseña de usuario,” y precisamente los últimos avances en tecnología biométrica puede que nos lleven a ese punto.

Para los bancos y demás compañías con operaciones online, una contraseña generada por el usuario final como primera línea de defensa siempre ha sido un enfoque imperfecto, por lo cual las empresas a la vanguardia tecnológica han adoptado la autenticación de doble factor, tal como las notificaciones “Push” enviadas al dispositivo del usuario final al momento de iniciar sesión en un portal online.

Estas medidas de seguridad – utilizadas en conjunto con otros tipos de protección – han comprobado su efectividad al reducir dramáticamente los nocivos efectos del malware.

Pero las instituciones financieras y entidades con transacciones online no pueden proteger a los usuarios de sí mismos; algunas estrategias anti-fraude son evadidas por sofisticados esquemas de phishing conocidos como “ingeniería social”, un término complejo para las acciones que buscan engañar a los usuarios y que revelen información sensitiva a los hackers.

Esquemas como el malware inyectado en páginas de inicio, los sitios de phishing disfrazados como compañías legítimas, e incluso los emails que aparentan provenir de su banco, están todos diseñados para comprometer los sistemas de autenticación de doble factor más fuertes.

Por estas razones (muchos bancos y entidades están seriamente considerando dar el salto hacia la tecnología biométrica.

Existen tantos tipos de soluciones biométricas como posibles aplicaciones para ellos, pero todos miden algo que es único para cada usuario. El reconocimiento facial y de huellas digitales ha existido por años, reemplazando las tarjetas de acceso en edificios y oficinas.

Otros tipos de datos biométricos incluyen:

• Reconocimiento de voz
• Escaneo de iris o retina
• Escaneo de orejas
• Reconocimiento de geometría dactilar
• Reconocimiento de geometría facial
• Escaneo de la red vascular (venas y arterias)
• Reconocimiento de firma
• Reconocimiento de patrones de tecleado
• Análisis de ADN

La biometría ofrece muchas ventajas sobre otras formas de autenticación; su facilidad de uso, la reducción – o incluso eliminación – del robo de identidad, la dificultad para ser duplicada, y una más alta percepción de seguridad entre los usuarios.

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta