• Categoría de la entrada:Seguros

Introducción

Comenzaremos comentando el significado de Desglosar. Desglosar significa “separar un todo en partes para estudiarlas de manera aislada”. En este escrito desglosaremos el Artículo 39 del Decreto con Fuerza de Ley del Contrato de Seguro con el objeto de esclarecer los deberes del tomador, asegurado o beneficiario y el resultado del no cumplimiento de esos deberes.

Para su estudio dividiremos dicho artículo en tres partes.

Primera parte:

El tomador, el asegurado o el beneficiario debe notificar a la empresa de seguros la ocurrencia del siniestro dentro del plazo máximo de cinco (5) días hábiles de haberlo conocido, salvo que se haya fijado en la póliza un plazo mayor.

Segunda parte:

El tomador, el asegurado o el beneficiario debe, además, dar a la empresa de seguros toda clase de informaciones sobre las circunstancias y consecuencias del siniestro.

Tercera parte:

La empresa de seguros quedará exonerada de toda responsabilidad si el obligado hubiese dejado de hacer la declaración del siniestro en el plazo fijado, a menos que compruebe que la misma dejó de realizarse por un hecho ajeno a su voluntad.

Primera parte:

Deber de notificar la ocurrencia del siniestro

La primera parte del artículo en desglose refiere que el tomador, el asegurado o el beneficiario debe notificar a la empresa de seguros la ocurrencia del siniestro, estableciendo el legislador el plazo máximo de cinco (5) días hábiles de haberlo conocido.

            Notemos lo siguiente:

  1. Los cinco días son Hábiles, no continuos, y
  2. El tomador, el asegurado, o el beneficiario está obligado a notificar la ocurrencia del siniestro en ese lapso después de haberlo conocido, No de haber ocurrido.

Pero el legislador, de seguidas hace una salvedad muy importante que la empresa de seguros tiene que tomar en cuenta al tomar una decisión:

Salvo que se haya fijado en la póliza un plazo mayor.

No todas las pólizas de seguros tienen el plazo máximo de los cinco días para notificar el siniestro, por lo tanto el analista del siniestro tiene que buscar en el condicionado de la póliza respectiva el plazo máximo que la empresa de seguros estableció para que el tomador, el asegurado o el beneficiario notifique la ocurrencia del siniestro después de haberlo conocido.

Segunda parte:

Deber de informar

En esta segunda parte, el legislador insta al tomador, al asegurado o al beneficiario a:

Dar a la empresa de seguros toda clase de informaciones sobre las circunstancias y consecuencias del siniestro.

Sobre este deber el artículo no establece plazo máximo para dar esas informaciones. Es el asegurador quien determina en las condiciones particulares de cada póliza, según los riesgos que asume y la ocurrencia del siniestro los plazos en que el tomador, el asegurado o el beneficiario está obligado a entregar la información y demás recaudos necesarios para responder.

Tercera parte:

 Exoneración de la empresa

El legislador, aplicando el principio del equilibrio, le confiere el derecho a la empresa de seguros de quedar exonerada de toda responsabilidad, con respecto al siniestro, cuando el tomador, el asegurado o el beneficiario, como obligados, no hubiesen declaro el siniestro en el plazo fijado en el contrato de seguro.

Sin embargo, en esta tercera parte del artículo en desglose, también se aplica el principio de equilibrio al tomador, asegurado o beneficiario, si al dejar de realizar la notificación de la ocurrencia del siniestro comprueba que la misma dejó de realizarse por un hecho ajeno a su voluntad.

En esos casos la empresa de seguros no queda exonerada de su responsabilidad.

Advertencia

Hasta la fecha en que la Ley de la Actividad Aseguradora entró en vigencia era muy evidente que las aseguradoras rechazaban siniestros cuando el tomador, el asegurado o el beneficiario notificaba el siniestro después de haber transcurrido el cierre contable del ejercicio de la ocurrencia, aduciendo no haber hecho la reserva correspondiente.

Esta práctica, hoy día, no es válida por cuanto el Artículo 48 de la Ley de la Actividad Aseguradora expresa:

Reserva para siniestros ocurridos y no notificados

Las empresas de seguros y las de reaseguros deben constituir y mantener una reserva para siniestros ocurridos y no notificados, la cual se determinará de acuerdo con la experiencia de cada empresa, y en ningún caso, podrá ser inferior a tres por ciento (3%) de las reservas para prestaciones y siniestros pendientes de pago del respectivo período.

La Superintendencia de la Actividad Aseguradora puede modificar el porcentaje señalado, según la experiencia del sector asegurador venezolano, mediante normas prudenciales.

Recomendación

Antes de notificar por escrito (no verbal) dentro del lapso señalado en el Artículo 130 de la Ley de la Actividad Aseguradora, de las causas de hecho y de derecho que justifiquen el rechazo, total o parcial, de la indemnización exigida, es deber de la empresa aseguradora conocer a ciencia cierta si el beneficiario puede demostrar que dejó de notificar el siniestro por un hecho ajeno a su voluntad.

Bibliografía consultada

Decreto Ley del Contrato de Seguro, 2001.

Ley de la Actividad Aseguradora, 2010.

Docenteuniciencia.blogspot.com/2013/04

Autor: Prof: Elías Muñoz

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta