¿Qué hacer ante un incendio estructural?

Un incendio estructural es aquel que se produce en casas, edificios, locales comerciales, etc.

Entre las principales causas de estos incendios se encuentran los accidentes domésticos, fallas eléctricas, manipulación inadecuada de líquidos inflamables, fugas de gases combustibles, acumulación de basura, velas y cigarrillos mal apagados, artefactos de calefacción en mal estado y niños jugando con fósforos, entre otros.

Estar preparados ante una situación de riesgo depende de todos. A continuación, te presentamos algunas recomendaciones para enfrentar mejor una emergencia de este tipo.

Antes

    Revisa el estado de las instalaciones eléctricas y de gas en tu hogar.

    Evita sobrecargar un enchufe con muchos artefactos conectados al mismo tiempo.

    Los cables eléctricos deben estar cubiertos, jamás los uses si existen alambres a la vista.

Cuando cocines:

    Mantén los quemadores limpios y lejos de materiales combustibles como bolsas, cajas de cartón, maderas u otros elementos que puedan arder con facilidad.

    Si se produce un incendio, cubre el recipiente que se está quemando con una tapa o paño mojado. Nunca viertas agua para apagar el fuego provocado por aceite o grasa.

    No debes dejar nunca desatendida una cocina prendida.

Mientras planches:

    Debes mantener la plancha en posición vertical y aislada mientras se esté calentando o enfriando.

    Desenchufa la plancha cada vez que interrumpas esta actividad.

    Si sientes olor a gas:

    Revisa que las llaves del gas estén cerradas.

    No prendas fuego.

    No apagues ni enciendas la luz.

    Ventila el lugar.

    Llama a Bomberos aún cuando creas que ya no existe una fuga.

    No permanezcas en el lugar.

    No seques ropa en la estufa, brasero o cocina a leña.

    No fumes en interiores

    Asegúrate de apagar por completo cigarrillos y fósforos.

    No uses velas. Si éstas son la única alternativa, debes ponerlas en candelabros para que no se vuelquen.

    No dejes fósforos o encendedores al alcance de los niños.

    No acumules grandes cantidades de basura en zonas cercanas a tu casa.

    Si tienes una estufa que utilice algún tipo de combustible, debes abastecerla en el exterior.

    Mantén limpio el ducto de ventilación de la chimenea.

Durante

    Si eres testigo de un incendio, llama a los bomberos. No supongas que otra persona ya lo hizo.

    Si te ves afectado directamente por un incendio sal de tu casa inmediatamente.

    Si tu casa está llena de humo, agáchate, gatea y busca una salida.

    Si te encuentras en un edificio, no uses los ascensores. Evacúa sólo por la escalera de emergencia.

    Antes de abrir una puerta, debes palparla con el dorso de la mano. Si está caliente, no la abras y sal por otro camino.

    Aunque la puerta no esté caliente, ábrela con cuidado, con tu hombro contra la puerta y empujándola lentamente. Si al hacerlo entra humo y calor, ciérrala y busca una vía de escape alternativa.

    Cierra cada cuarto después de salir para demorar la propagación del fuego.

    Si no puedes evacuar el sitio:

    Remueve cortinas y otros artículos combustibles de las cercanías del fuego.

    En caso de que sea posible, abre una ventana para ventilar y respirar aire fresco.

    Intenta apagar con el extintor el área que se está quemando.

    No intentes recuperar tus pertenencias.

Después

    Regresa a tu hogar sólo cuando los bomberos indiquen que ya no hay peligro.

    Bota a la basura los alimentos que hayan sido expuestos al calor, humo y hollín.

    Limpia tu hogar para eliminar el hollín acumulado tras el incendio.

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *