• Categoría de la entrada:Seguros

Los seguros de vida brindan protección a las personas que el titular tiene a su cargo.

Generalmente se contratan con el fin de garantizarles a los familiares un monto que les permita la subsistencia luego del fallecimiento del contrante. Esta suma de dinero puede pagarse de una sola vez o puede ser de tipo renta financiera.

Si luego de realizar el contrato de seguro y durante su vigencia al titular de la póliza se le detecta o contrae alguna enfermedad, el mismo no quedará anulado, pero si es necesario realizar un ajuste al verdadero estado del riesgo y adaptarlo a las necesidades del momento con el fin de expandir los beneficios.

En ese sentido, se deben agregar algunas cláusulas adicionales al contrato. Entre las más comunes que se añaden están las que necesiten indemnización por muerte accidental o pérdidas parciales por accidentes. De igual forma existen las de invalidez total o permanente y las cláusulas adicionales para enfermedades graves, intervenciones quirúrgicas de alto riesgo, transplantes, prótesis, entre otras, que modificarán los términos del contrato, pero que en ningún caso lo anulará.

Al momento de incorporar una cláusula adicional en los seguros de vida se generan costos extras que se sumarán la prima del seguro principal, y en algunos casos es necesario que el el asegurado presente cierta documentación y distintas pruebas con el fin de garantizar oportunamente su asegurabilidad.

Los beneficiarios de este contrato de seguros pueden ser sus familiares, socios, acreedores, etc, que necesiten contar con un apoyo por un tiempo. De esta manera se pueden cubrir gastos de educación, pagar deudas hipotecarias, crediticias o personales, pagar deudas del asegurado tales como servicios médicos o fúnebres.

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta