• Categoría de la entrada:Seguros

La agravación del riesgo es la modificación o alteración del uso diferente al indicado en la poliza del seguro, aumentando la posibilidad de un accidente o peligrosidad de un evento.

El asegurado debe, antes de firmar el contrato, manifestar a la aseguradora todas las circunstancias que agraven el riesgo.

El asegurador toma en cuenta el estado del riesgo al momento de decidir otorgar una cobertura. Esto ocurre tanto en los seguros patrimoniales (investigando el estado y destino del auto, la existencia o no de linderos peligrosos en una vivienda, o el destino que se le da a un edificio, vivienda o comercio ), como en los seguros de personas (la profesión del asegurado, la existencia de enfermedades prerexsistentes, etc.). En base a esa observación, que muchas veces surge de la propia declaración del asegurable, el asegurador decide el otorgamiento de una cobertura y, fundamentalmente, bajo qué condiciones la otorga.

La agravación del riesgo se produce cuando en el riesgo que se asegura surgen circunstancias antes no existentes cambiando así su naturaleza desde el punto de vista asegurador, extendiendo la peligrosidad por encima de los niveles que había cuando se estipuló la prima y el contrato.

Si esto sucede, el asegurador puede variar el contrato, aceptar el nuevo riesgo o rechazarlo.

Al contratar una póliza de seguros, la entidad aseguradora asume cierto riesgo en base a la información facilitada. Si en determinado momento variasen las circunstancias relativas al vehículo o al conductor, por ejemplo, incrementándose la peligrosidad, esto ocasionaría un agravamiento del riesgo que podría aumentar la prima.

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta