• Categoría de la entrada:Prevención

A la hora de cuidar niños, es preciso hacer el balance correcto entre proveer al niño de seguridad y permitir al mismo tiempo su correcto desarrollo.

Hay cinco puntos fundamentales que hay que considerar cuando se trata de niños:

  • No subestimar jamás qué puede hacer un niño. Acciones que teóricamente un niño no puede llevar a cabo, de repente se convierten en posibles. Los niños aprenden rápido, por lo tanto, hay que jugar a lo seguro y asumir que el niño es siempre más móvil y diestro de lo que pensamos.
  • Reconocer cuál es la “edad apropiada” para cada niño. Las precauciones de seguridad en  el hogar necesitan mantenerse al ritmo de los niños que allí habitan. Es importante adelantarse a las nuevas destrezas, por ejemplo, bajarse de la cuna o abrir la puerta.
  • Crear un ambiente seguro, eliminando los peligros que están físicamente a su alcance
  • Supervisar cuidadosamente a los niños. La supervision adecuada no tiene sustituto, independientemente de lo seguro que a priori sea el ambiente o la situación. Debemos saber dónde estan los niños y qué estan haciendo en todo momento
  • Enseñar seguridad. El objetivo final es ayudar a los niños a aprender cómo cuidarse por ellos mismos. Si les explicamos gradualmente las precauciones que han de tener tanto en el hogar como fuera de él, finalmente asumirán como  necesario un buen comportamiento.
  1. Los suelos deben estar obviamente muy limpios, pero además hay que vigilar que no hayan caído: cristales, objetos afilados, colillas de cigarrillos, pelusas, fósforos, monedas o cualquier otra cosa que pueda intoxicarlo o atragantarlo.
  2. Cualquier tipo de bolsa no debe estar al alcance del niño. Son muy peligrosas y si se coloca una en la cabeza podría asfixiarse.
  3. Si los enchufes están cerca del suelo, hay que evitar que el niño tenga acceso a ellos. Son necesarios protectores específicos que eviten el peligro.
  4. Los cables de cualquier aparato eléctrico que no esté en uso no deben quedar colgando de los muebles, ya que el bebé podría tirar de ellos y el aparato caerle encima.
  5. No usar manteles que cuelguen, pues el niño podría tirar de un extremo y las cosas que estén sobre la mesa caer y golpearlo.
  6. Asegurarse de que en la base de los muebles o la altura en que se mueve el bebé no haya bordes afilados o adornos puntiagudos que puedan hacerle daño.
  7. Hasta que el bebé crezca lo suficiente como para entender que ciertas cosas son frágiles y se rompen, es mejor guardar fuera de su alcance los adornos y objetos delicados.
  8. Si hay escaleras en el ambiente en que se mueve, hay que colocar barandillas que no le permitan bajar o subir solo.
  9. No guardar los productos de limpieza en un lugar al que el niño tenga acceso.
  10. No dejar restos de bebidas alcohólicas al alcance de los niños, pues basta una pequeña cantidad para intoxicar a un niño
  11. Todos los medicamentos, jarabes, aspirinas, vitaminas, deben estar fuera del alcance del niño.

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta