• Categoría de la entrada:Seguros

Sanitas tira la toalla y abandona a clientes ya que la galopante inflación le impide ofrecer el servicio con las tarifas actuales.

Todas las compañías aseguradoras en Venezuela penden de un hilo tras intentar ofrecer sus servicios en el país con la mayor inflación del mundo.

La mayoría está a la espera de que el gobierno de Nicolás Maduro les apruebe el aumento de los precios para poder seguir resguardando la salud de la población.

La crisis económica y social ha afectado directamente a los venezolanos a quienes se les suma otra preocupación:

No poder pagar la atención en las clínicas privadas.

Sobretodo, por que  son las únicas que a pesar de la elevada escasez de medicamentos, ofrecen:

  • Calidad en sus servicios.
  • Luchan contra los controles gubernamentales.

Por su parte, los hospitales en el país suramericano son “un caso perdido”.

Pero la situación empeora y cientos de miles de venezolanos quedan desamparados.

¿Por qué?

Por que  una de las compañias que hasta hace dos años ofrecía el mejor respaldo a sus clientes, desea abondonar el país.

Se trata de la organización Sanitas Internacional.

Esta decidió:

  • Tirar la toalla.
  • Abandonar a sus clientes.
  • Cobrarles mensualmente,

A pesar de no ofrecer los servicio por los que en principio cientos de venezolanos depositaron su confianza.

El presidente de la empresa, Ignacio Correa dijo en diciembre:

“Después de todos los esfuerzos que ha hecho esta compañía:

  • Centros de odontología.
  • Fundación.
  • Ópticas.
  • Farmacias.
  • Construir una clínica que costó 85 millones de dólares (Sanitas Santa Paula),

Nos encontramos en un momento que no sabemos si nos están invitando a marcharnos.

Es así como meses después, es prácticamente un hecho que Sanitas abandonará Venezuela.

En consecuencia, miles de venezolanos  quedarán huérfanos de seguros médicos.

Sobretodo, aquéllos de tercera edad que después de los 60 años las empresas no aceptan asegurar.

Son dos décadas ininterrumpidas en el mercado venezolano ofreciendo:

  • Un producto de cobertura integral.
  • De amplios beneficios.
  • Con una cartera inicial de 260.000 usuarios en su momento estelar.
Reducción de cartera

Este número se redujo a 200.000, lo que representa una caída del 23,07 %.

De los 200.000 usuarios, 70.000 son personas mayores de 65 años, es decir, representan 35 % de la cartera de clientes.

Mucha preocupación sienten ahora los asegurados por Sanitas que no saben cómo enfrentar la situación.

Tal es el caso de la señora Rosario Páez, quien a sus 85 años ,ya no tendrá cómo atender sus afecciones sin el respaldo de esta empresa con la que llevaba 20 años como cliente.

Pero Páez como vive en Caracas, aún puede acudir a la clínica de Sanitas y ser atendida.

Solo hasta el día en que la aseguradora oficialice su salida del país.

Sin embargo, en el interior prácticamente la empresa no existe.

No atiende ni da respuesta a las denuncias de sus usuarios.

Muchos de ellos se han enterado de que ya no cuentan con el seguro cuando llegan a la emergencia de una clínica.

Puesto que les dicen que deben pagar los gastos médicos y luego no perder la esperanza de contar con el reembolso (si es que llega).

En el interior la situación es dramática

La señora Clara Rojas vive en Valencia, en la región Central del país.

Se enteró de que Sanitas ya no cuenta con médicos para atender a los pacientes.

“Yo estuve buscando médicos que con Sanitas atendieran el dolor de oído de mi hija.

Me fui a la oficina de Sanitas y me dijeron que no hay doctores especialistas.

Y que si deseo que atiendan a mi hija, debo acudir a cualquier médico, pagar la consulta, y luego esperar el reembolso del seguro.

Reembolso, el cual me dijeron me devolverán de cinco a seis meses si es que la empresa no se va de Venezuela“, contó.

“Yo iba con un ticket que compraba a Sanitas y me atendían en cualquier clínica porque yo pagaba un monto alto mensualmente, ya no…

Me estaban cobrando, pero ya no puedo contar con ningún servicio.

Me dijeron que si yo tengo una emergencia puedo ir a una clínica y pagar el monto millonario que me cueste, y luego pedir mi reembolso.

El problema es que yo he pagado esperando a que el seguro cubra cualquier emergencia como en principio se contrató.

Como resultado, ahora no tendré la atención y no cuento con dinero ahorrado para costear una clínica privada.

Pude haber ahorrado ese dinero que mensualmente me cobraban y ahora no estar en esta situación.

El señor Álvaro Jiménez es una víctima más.

Tenía 20 años siendo cliente de Sanitas Venezuela.

Tuvo una fractura de clavícula y fue él quien debió pagar su operación en noviembre.

Ahora espera por un reembolso que probablemente no llegará.

Jiménez cuenta que su preocupación mayor es que su núcleo familiar asegurado es de seis personas:

  • Tres adultos.
  • Dos niños.

Entre ellos, está su madre de casi 90 años a quien no podrá asegurar.

¿Por qué?

Porque ninguna empresa está dispuesta a hacerlo por su avanzada edad.

Tampoco cuenta con el dinero para cubrir una emergencia si se le llegara a presentar.

“Prácticamente estoy pagando por una póliza que no se puede usar”, denunció.

Controles gubernamentales dejaron a Sanitas “en ruinas”

Desde que Sanitas llegó a Venezuela ofrecía el mejor servicio a sus clientes.

Sus cuotas mensuales eran altas, pero la calidad era irrefutable

Sin embargo, la presión del gobierno  no permitó que aumentara sus precios.

En consecuencia, esto es  lo que está sepultando a la empresa en el país suramericano.

Hace dos años, el gobierno de Nicolás Maduro no dejó que Sanitas aumentara sus tarifas.

Sin embargo, lo hicieron porque se vieron en la necesidad.

Como resultado, los clientes se quejaron ante los organismos gubernamentales y  esto originó que decayera por completo la calidad del servicio.

El ingeniero Osiris Mendoza, inspector de seguros y asesor de riesgos explicó a PanAm Post :

Con las tarifas impuestas por el gobierno, Sanitas no tiene cómo cubrir sus gastos y compromisos de pago.

Es una empresa que debe importar la mayoría de los insumos y tampoco cuenta con las divisas para hacerlo.

“En definitiva Sanitas se está yendo de Venezuela porque ya no aguanta más”, aseveró.

Todas las empresas aseguradoras están pendiendo de un hilo.

Sobretodo, están esperando a que el gobierno les apruebe el aumento de las tarifas para cubrir los servicios de HCM (hospitalización, cirugía y maternidad).

Las aseguradoras están teniendo pérdidas millonarias porque las clínicas aumentan sus precios y ellas cobran la misma tarifa mensual.

También, está pasando lo mismo con las aseguradoras de vehículos.

Los repuestos aumentan y no hay como asegurar el costo de los siniestros ni las reparaciones.

Autora: Sabrina Martín

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta