¿Qué son las contracciones Braxton Hicks?

Son contracciones irregulares, infrecuentes e indoloras que van preparando al útero para el trabajo de parto

Deben su nombre al médico y científico inglés John Braxton Hicks, que hizo referencia a ellas por primera vez en 1872, describiendo de qué se trataban y diferenciándolas de las contracciones propias del trabajo de parto. Se caracterizan por ser contracciones (la embarazada siente un endurecimiento y tensión de la zona abdominal) que empiezan, generalmente, a partir del quinto mes de embarazo y se van haciendo más frecuentes, molestas e intensas a medida que el mismo avanza. Se originan en la parte alta del útero y se extiende de manera descendente hasta la vagina, alcanzándolo todo y preparándolo para el momento del parto.

Diferencias entre las contracciones Braxton Hicks y las de trabajo de parto

Cuando se aproxima el parto las contracciones Braxton Hicks aumentan su frecuencia, ritmo y pueden llegar a ser algo dolorosas, pero hay algunas cosas que las diferencian de las contracciones propias del trabajo de parto que indican que la llegada del bebé es inminente.

  • Las contracciones Braxton Hicks, a diferencia de las del trabajo de parto, son, generalmente, aunque molestas, indoloras.
  • Las contracciones Braxton Hicks duran, general y aproximadamente, entre 30 segundos al principio y1 o 2 minutos más avanzado el embarazo, ocurren esporádica e irregularmente, en cambio las del trabajo de parto aumentan progresivamente su duración, intensidad y frecuencia.

Factores que contribuyen a la aparición de las contracciones Braxton Hicks

  • Hacer esfuerzos físicos o levantar peso.
  • Los movimientos del feto dentro del útero.
  • Deshidratarse.
  • Tener sexo.
  • Acariciar el vientre.

Recomendaciones para hacer más tolerables las contracciones Braxton Hicks cuando resultan demasiado molestas

  • Cambiar de posición o dejar de hacer lo que se estaba haciendo ayuda a que la molestia sea menor e incluso puede contribuir a que desaparezca.
  • Caminar tranquilamente puede ayudar a aminorar las molestias.
  • Recostarse relajadamente, preferentemente, sobre el lado derecho para no presionar sobre la vena cava que lleva de regreso la sangre desde los miembros inferiores al corazón.
  • Orinar siempre que se sienta la necesidad y no aguantar ya que tener la vejiga irritada puede favorecer la aparición de estas contracciones.
  • Hidratarse con frecuencia, sobre todo en verano, ya que la deshidratación es uno de los factores desencadenantes de estas contracciones.
  • Darse una ducha caliente para relajarse.
  • Practicar la respiración y técnicas de relajación enseñadas en las clases de parto al momento de tener. una contracción. Respirar pausada, profunda y rítmicamente ayuda a que las molestias disminuyan.

En qué momento se debe llamar al médico o ir al hospital

  • Si aún no se han alcanzado las 37 semanas de embarazo y las contracciones se hacen seguidas, fuertes, rítmicas y con dolor.
  • Si hay hemorragia o pérdidas.
  • Si hay dolor en la zona lumbar.
  • Si hay fuertes dolores abdominales, semejantes a los de la menstruación
  • Si hay incremento del flujo vaginal o transformaciones en su color o (rosado) o textura (se vuelve mucoso o acuoso).
  • Si ya han transcurrido las 37 semanas del embarazo y las contracciones so regulares, rítmicas, dolorosas y duran 1 minuto con una frecuencia de 5minutos entre una y otra o si se rompe bolsa.
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *