Una enfermedad preexistente, es aquella que desde el punto de vista médico, ya existía con anterioridad al momento de la contratación o alta de la póliza.

Las preexistencias son aquellas:
  • Discapacidades.
  • Enfermedades.
  • Patologías,

que tiene una persona antes de contratar un seguro de salud.

Se considera como característica de una enfermedad preexistente:
  • Que dicha enfermedad haya sido diagnosticada por un médico.
  • Que por sus características o síntomas no haya podido pasar desapercibida antes de contratar la póliza de un seguro de salud.
  • Y por supuesto, que la enfermedad se haya generado con anterioridad a la contratación de la póliza.

En este caso, las compañías no cubren la prestación de servicios para esa enfermedad, puesto que se trata de una preexistencia en el momento de la contratación.

En caso de que usted no lo declare y posteriormente la compañía tenga conocimiento de la enfermedad, puede suceder:
  • Que la compañía demuestre que ya existía en el momento de la contratación.
  • No tendrá obligación de prestar el servicio, pudiendo anular el seguro por falsa declaración.

Algo que hay que tener presente, es que estar enfermo o padecer algún tipo de patología, no tiene por qué impedirle contratar un seguro de salud.

Consulte a su asesor de seguros, para que juntos encuentren la mejor alternativa para sus necesidades.

Opt In Image
Suscríbete gratis a nuestro boletín
Le enviaremos información semanal relevante en materia de Seguros, Economía, y otras áreas de su interés, para mantenerlo al día del acontecer diario.

¿Cuál es tu opinión?

Deja tus comentarios

Please enter your comment!
Please enter your name here