Suspensión de tu Auto: ¡Conocéla! y evita accidentes, pues es uno de las elementos más importantes a tener en cuenta para su buen mantenimiento.

Si se piensa en la manera de mantener un auto con condiciones visibles de seguridad, la suspensión es una zona que debe tenerse en cuenta.

Su formación queda establecida a través de elementos elásticos que conectan ruedas y ejes con las partes del vehículo que no tocan el suelo y que provocan así la suspensión.

Todas las irregularidades del terreno quedan absorbidas por el sistema de suspensión .

Sin duda, de esta manera, se garantiza la comodidad de los ocupantes.

Si no se cuida el sistema de suspensión, el auto puede salirse de la vía por la que transita por más nuevos que estén los neumáticos.

Así mismo, las consecuencias pueden ser muy fatales.

Tal es así, que se impone la necesidad de conocer no sólo cómo funciona este sector del vehículo sino que también se busca alertar sobre el límite del desgaste que debería considerarse antes de llegar a un accidente.

Análisis del funcionamiento

Hay varios tipos de sistemas de suspensión, pero los componentes claves son:

  • Muelle
  • Amortiguador

Funcionamiento del muelle

En el momento en que la rueda toma contacto con una zona irregular de un terreno, es el muelle el que se comprime y que absorbe esa irregularidad.

Cuando finaliza esa compresión, el muelle se expande y se asegura así el contacto del vehículo con el terreno.

Si el muelle llegara a trabajar de manera aislada generaría un rebote que ocasionaría, por consiguiente, un movimiento vehicular incómodo para los ocupantes.

Funcionamiento del amortiguador

Para evitar eso, el muelle se complementa con el amortiguador.

En el interior del amortiguador, se encuentran por lo menos dos cámaras rellenas con un fluido y están comunicadas por unos pequeños orificios.

Cuando el muelle se mueve, es el fluido el que pasa de una cámara a otra haciendo más lento el rebote del muelle.

“El desgaste del sistema de suspensión se va produciendo de manera progresivo, revisálo!”

Lo que más se daña de todo este equipo, no son los muelles sino, más bien los amortiguadores.

Cuando estos están gastados, el fluido pasa con más velocidad de una cámara a otra, el muelle así rebota y el vehículo se convierte en una pieza incontrolable en el contacto con la superficie del terreno.

Cómo notar el desgaste

El desgaste del sistema de suspensión se va produciendo de manera progresivo.

Eso dificulta un poco el trabajo sobre el reemplazo de las piezas porque, en apariencia, uno se va acostumbrando al andar aunque sea más incómodo.

Por lo tanto, la manera más propia para la prevención, es la revisión de los elementos que componen este sistema y la conciencia sobre el uso que se le va dando.

Si se suele hacer recorridos a gran velocidad por terrenos deteriorados, se sabe que no se llegará con el sistema de suspensión en buen estado en el corto plazo.

Es importante destacar que los sistemas de suspensión hoy cuentan con una resistencia que no puede ser evaluada ni interpretada de manera manual.

Registrar recorrido

Es por ello que se debe tomar registro del kilometraje del vehículo y hacer una revisión en taller mecánico cada 20 mil kilómetros.

Esto permite que la vida útil de los amortiguadores ronda entre los 60 mil y los 80 mil kilómetros.

¿Por qué es importante controlar el sistema de suspensión?

Todos los movimientos afectan al sistema de suspensión y si no se le hacen evaluaciones periódicas, el vehículo puede sorprender con una falla en el momento menos inesperado.

Las consecuencias podrían ser las roturas, no solo en los componentes antes descritos, sino también en muchos otros directamente relacionados.

En los autos con mayor antigüedad, es más propio encontrar fallas en este sector.

Además, la inestabilidad es una amenaza potencial al resto de los vehículos que se encuentren transitando y se pueden causar accidentes

Visita al mecánico

Por ello, agendar una visita al mecánico en la que se ponga a prueba cómo se encuentra funcionando el sistema de suspensión, no es algo que deba dejarse pasar si se quiere mantener el vehículo en condiciones.

Igualmente, si se quiere trabajar por la propia seguridad y la del resto de los conductores.

Fuente: www.123seguro.com

Deja un comentario

Cerrar menú