Sol, cómo protegernos de sus efectos dañinos, ya a pesar que un lindo bronceado es algo atractivo, una exposición inadecuada puede generar grandes daños en la salud.

Aunque creamos que el sol solo nos puede afectar en verano, también debemos protegernos de él en inverno.

Incluso, el frío y las nubes no impiden que nos lleguen sus radiaciones.

A continuación, te daremos algunas recomendaciones para evitar los efectos indeseados de la exposición al sol:

  • Evita los horarios de mayor radiación solar.

Es decir, cuando el sol está más alto en el cielo, durante el mediodía.

En verano, esta fase está situada entre las 11 y las 16 horas.

Para el invierno, entre las 12 y las 15 horas.

No pases todo el día en la playa durante las vacaciones, por más que vayas bien temprano en la mañana y te protejas al mediodía.

La brisa marina y el agua salada son una combinación peligrosa cuando se suma el sol, aunque no sea directo.

  • Utiliza lentes de sol que tenga un alto índice UV.

Cómpralas en una óptica y consulta con un experto antes de adquirirlas.

Algunos modelos son más envolventes y más grandes.

Por lo tanto, además de proteger tus ojos, también cubrirán una gran parte de la cara.

  • Usa sombreros de ala ancha que ayuden a proteger no solo la cabeza, sino otras partes del cuerpo como ser los hombros, el cuello o la nuca.
  • Durante el verano, lleva prendas de vestir amplias, de colores claros como blanco o arena.

También, en lo posible, camisolas o camisas de manga larga de un material fino, que proteja pero que no abrigue.

  • No te fíes de cómo están las nubes.

A veces pensamos que si no se ve el sol en el cielo, no nos tenemos que colocar factor de protección ni llevar lentes de sol.

Esto es un error que puede traer consecuencias negativas.

Por más que el cielo esté completamente nublado, igualmente usa las gafas y el factor de protección.

Sobre todo, si tienes piel muy blanca o sensible.

  • Si vas de vacaciones a la montaña durante el verano, el sol también puede hacer mella en tu piel y en tu vista.

Por lo tanto, cumple los mismos requisitos de ir a la playa.

Si bien se cree que la radiación es mayor en el mar, también es alta en la montaña, por lo tanto, no te fíes.

  • Si te gustan los deportes de invierno y de nieve, también tienes que protegerte del sol.
Por qué ?

Porque “rebota” en la superficie clara y es más peligroso que cuando estamos en la playa.

Además, el frío o el viento no nos permiten darnos cuenta que nos estamos bronceando (como ocurre con los días nublados).

Lleva grandes gafas de sol y no olvides el factor de protección.

La nieve puede reflejar el 80% de los rayos UV, algo que no ocurre en otras superficies.

  • Camina siempre por las calles con sombra.

No obstante, de ser posible, deténte bajo techos al esperar para cruzar la calle.

Esto igualmente no te “salvará” de usar lentes o factor de protección, pero al menos, no tendrás incidencia directa de los rayos.

  • No te eches perfumes muy fuertes antes de salir a la calle los días calurosos o soleados.

Consulta con el médico cuáles pueden ser los efectos colaterales de ciertos medicamentos y el sol.

  • Por más de que coloques un factor de protección alto, no te quedes mucho tiempo bajo el sol.

En efecto, el objetivo de estas cremas no es permitir la cantidad de horas tumbado al sol, sino reducir los riesgos durante la exposición.

Opt In Image
Suscríbete gratis a nuestro boletín
Le enviaremos información semanal relevante en materia de Seguros, Economía, y otras áreas de su interés, para mantenerlo al día del acontecer diario.

¿Cuál es tu opinión?

Deja tus comentarios

Please enter your comment!
Please enter your name here