Seguros, una protección imprescindible hoy en día, tomando en cuenta la crisis hospitalaria y la hiperinflación que nos arropa sin compasión.

¿Qué hacer ante esta situación?

Las crisis económicas obligan muchas veces a las personas a «ahorrar» .

Sobre todo, prescindir de ciertos servicios que consideran que no son indispensables, como por ejemplo los seguros.

El nivel de ahorro durante las crisis económicas desciende drásticamente y con ello se reducen gastos e inversiones, como los de los seguros en todos sus ramos.

Se priorizan las necesidades básicas, como son los alimentos.

No obstante, los seguros se ven afectados al ser en muchos casos sacrificados para intentar cubrir otros gastos más urgentes y obligatorios.

Sin embargo, será esta la acción correcta ?

Pienso que la respuesta no es fácil ni sencilla, pero considero que si la analizamos bien, podemos encontrar una respuesta satisfactoria.

Como seres humanos todos estamos expuestos a la enfermedad, accidentes o situaciones imprevistas y apremiantes que no pueden esperar.

Supongamos que usted posee una póliza de salud para su familia y cuando recibe la renovación, se encuentra con que la prima a pagar se ha incrementado sustancialmente.

Quizás, el primer impulso es decirse a sí mismo “No la puedo pagar”.

Sin embargo, siempre existe una alternativa para afrontar esta inversión, que además que le brinda protección a usted y su familia, constituye un ahorro significativo.

Es decir, imagínese por un momento que su hija de 15 años le da un ataque de apendicitis un domingo por la noche.

Por otra parte, usted consideró que era mejor no continuar con la póliza por el aumento de prima.

Cómo no es un secreto para nadie el estado deplorable en que se encuentran los centros hospitalarios, que va hacer usted?.

Irá con su niña de 15 años a un hospital público sin saber si será atendido por todas las causas que ya todos conocemos.

Por el contrario, optará por un centro privado.

Supongamos que toma la segunda opción pero tomando en cuenta que no pagó la renovación.

¿ Tendrá los ahorros suficientes para hacerle frente a esta eventualidad ?

¿ Su tarjeta de crédito tiene los fondos suficientes para sufragar los gastos médicos que amerita su caso?

¿ Cuenta con el respaldo familiar para solventar esta situación ?

¿ Será necesario que vender algún bien ?

Son preguntas que quizás se deberían tomar en cuenta antes de haberme tomado su decisión de no renovar su póliza.

Alternativas

Como mencioné anteriormente, siempre hay alternativas, como por ejemplo:

Tomar la decisión de asegurar a las personas y bienes coincidiendo con fechas en las cuales tenemos disponible algo más de dinero, como :

  • Vacaciones.
  • Fechas de pago de utilidades, bonos, etc.

También, se puede optar por los financiamentos que ofrecen las compañías de seguros, que permiten pagar las primas en cuotas.

Así mismo puede aprovechando otras alternativas que estén acordes con las posibilidades del tomador.

Quizás, conjuntamente con su asesor de seguros, pueda eliminar algunas coberturas que no sean indispensables para aminorar la prima o escoger un deducible más alto.

Es decir, siempre y cuando sea lo más conveniente para usted.

Las empresas de seguros del mercado venezolano tienen a la disposición ,diversas opciones que pueden adaptarse a sus necesidades. Consulte siempre a su asesor de seguros.

Autor: Federico Salomón

Deja un comentario

Cerrar menú