Cuando se firma un contrato de fianzas, sus responsabilidades económicas serán cumplidas por el fiador si usted no puede hacerlo.

Estas son acuerdos que se realizan con un fiador, el cual se compromete a responder ante el acreedor, en vez de hacerlo el deudor.

Solo es necesaria la voluntad expresa del fiador y la aceptación por parte del acreedor para que se cumpla y se cierre el contrato.

Es recomendable usarlas en algunos casos específicos, como aquellos que garantizarán la firma del contrato elegido en las condiciones ofertadas, en caso de la adjudicación de algún proyecto.

También sirven para garantizar que el afianzado devolverá la suma de dinero que le fue otorgada para la inversión objeto de la fianza.

De igual forma, se pueden utilizar para garantizar el pago de prestaciones sociales e indemnizaciones de los trabajadores que intervienen en la ejecución de una obra y para garantizar las operaciones y derechos de importación o exportación y para la suspensión de una medida cautelar que resulte de algún juicio en la que forma parte el afianzado y se otorgan a favor los tribunales de la República.

Las fianzas son un tipo de contrato en el que una empresa aseguradora se compromete ante un tercero a cumplir con obligaciones, si el deudor principal de las mismas no puede hacerlo en algún momento.

A diferencias de las pólizas de seguros, las fianzas no están sujetas a riesgos, sino que consisten en una garantía que implica respuestas oportunas en caso de que se tenga que hacer frente a responsabilidades que el afianzado no pudo cumplir.

 

Opt In Image
Suscríbete gratis a nuestro boletín
Le enviaremos información semanal relevante en materia de Seguros, Economía, y otras áreas de su interés, para mantenerlo al día del acontecer diario.

¿Cuál es tu opinión?

Deja tus comentarios

Please enter your comment!
Please enter your name here