Salarios reales disminuyen con cada aumento, ya que el índice inflacionario los erosiona a un nivel que no permite que se logre el objetivo del aumento.

La periodicidad actual de los aumentos salariales decretados por el gobierno del presidente Nicolás Maduro pude conducir a un deterioro más rápido de los ingresos reales.

Asi lo asegura la firma de inversión Torino Capital.

“Mantener la periodicidad de los ajustes constantes con el aumento de la inflación puede conducir a un deterioro más rápido de los salarios reales en el periodo entre los aumentos.

Por ejemplo, un nivel salarial nominal dado pierde el 17,4% de su valor real en dos meses con una inflación mensual del 10%.

Sin embargo, pierde un 40,8% de su valor real en el mismo período con una inflación mensual del 30%”, señalan.

El gobierno comenzó a incrementar el salario mínimo cada dos meses desde mayo del año pasado.

Los dos aumentos de este año equivalen a un alza mensual de 28% en las compensaciones laborales mínimas.

Inflación indetenible

Mientras que nuestra tasa de inflación estimada es de 43,9% para enero y 45% para febrero.

El promedio de ambos meses es del 44.5%, lo que supera significativamente el aumento nominal de los salarios”, apuntan.

“La remuneración laboral mínima real disminuyó en un 81,7% entre enero de 2017 y enero de 2018.

Esperamos que este valor disminuya aún más, en un 22%, para fines de marzo.

Este comportamiento sería consistente con la idea de que la inflación se está acelerando más

rápidamente que la capacidad del gobierno para financiarla a través de la impresión de dinero”, agregan.

Los números de la firma muestran lo que cada día los trabajadores experimentan:

Ganan más dinero, pero cada vez vale menos.

El salario mínimo real se mantiene cerca de sus mínimos para el período 2013-18.

Como resultado, se  perdieron todas las ganancias que se habían producido entre finales de 2015 y principios de 2017.

Estimamos que a fines de diciembre (antes del aumento salarial), la remuneración laboral mínima real se situó en Bs 232 (en bolívares a precios constantes de enero de 2013).

Es ddecir, un 92,4% por debajo del nivel de enero de 2013.

A fines de marzo, esperamos que caiga a Bs 219,6”, señalaron.

“Esta es una contracción masiva de los salarios tanto en términos reales como relativos.

También sugiere, que la estrategia de ajuste fiscal del gobierno el año pasado, se ha basado en gran medida en permitir que los salarios reales disminuyan.

En consecuencia, esto permite importantes recortes de gastos reales.

El hecho de que este ajuste del gasto no haya permitido detener el financiamiento inflacionario tiene más que ver con el hecho de que los ingresos reales también están disminuyendo rápidamente.

¿ La razón ?

La falta de voluntad del gobierno para ajustar los precios de la gasolina y otros determinantes clave de la inflación”, es una de las conclusiones de la Torino Capital.}

Fuente: Banca y Negocios.

Deja un comentario

Cerrar menú