Rotación, como evitarla es fundamental en toda organización ya que no solo implica costos financieros sino desajustes en todo el nivel jerárquico.

Fomentar la lealtad se ha convertido en una cuestión prioritaria, no sólo para las empresas comerciales, sino para las organizaciones de todo tipo.

Es decir,desde las ONG hasta los partidos políticos y las asociaciones deportivas.

Muchos líderes se preocupan por la rotación excesiva de personal, especialmente entre los empleados jóvenes.

En efecto, estos jóvenes parecen vivir en una inmediatez online permanente, nunca desconectados de aplicaciones como:
  • Twitter.
  • Facebook.
  • Snapchat.

Constantemente informados de las nuevas oportunidades de trabajo gracias sus redes.

Sobretodo, viven siempre en busca de un trabajo mejor pagado.

Es cierto que existe una propensión a la movilidad:

  • Los planes de carrera cambian.
  • Las familias se mueven.
  • Las oportunidades emocionantes atraen.

En realidad, es un simple hecho de la vida.

No obstante,para mantener la facturación a un nivel aceptable y controlable, los altos directivos deben hacer que sus organizaciones sean atractivas.

Incluso, para los empleados de todas las edades.

Deben ser conscientes de que los empleados se sienten poco comprometidos con su organización si no pueden ver ningún significado a su participación en ella.

Estarán igualmente desanimados si no creen que están participando en la realización de una visión convincente del futuro.

Lo mismo es cierto cuando sus líderes no son ‘genuinos’ – cuando se comportan de manera que entran en conflicto con lo que dicen.

En este contexto, es esencial que una organización tenga una:

  • Misión.
  • Visión.
  • Una base de valores fundamentales.

Es decir,que éstos no sólo sean entendidos, sino también valorados y poseídos por todos los que lo integran.

Un estudio de Gallup encontró que el 83% de los empleados informó que era “muy importante” creer que su vida tenía un propósito.

La gente quiere trabajar para una empresa con valores convincentes y una reputación de hacer la diferencia.

La misión se refiere al propósito, objetivo y vocación de la organización.

En resumen, responde a la pregunta fundamental “¿por qué existe esta empresa?”

Por lo tanto, responder a esa pregunta es esencial.

Por qué ?

Porque una respuesta convincente, a su vez ayudará a los empleados a responder a las preguntas clave que en algún momento se harán.

Como por ejemplo:

” ¿Por qué estoy aquí? “Y” ¿Qué quiero hacer con mi vida?

El siguiente elemento es la visión:

En realidad, es la parte que responde a la gran pregunta, “¿Qué quiere lograr la organización?”

Esto representa tu ambición, el reto movilizador dentro del marco de tu misión.

Para Facebook, la misión es:

“dar a la gente el poder de compartir y hacer el mundo más abierto y conectado”.

Para UNICEF, es :

“Defender la protección de los derechos del niño, ayudar a satisfacer sus necesidades básicas y ampliar sus oportunidades para alcanzar su pleno potencial”.

Para que la visión se convierta en realidad, cada organización debe emprender acciones dentro de un marco estratégico.

Y es aquí donde los valores tienen un papel decisivo que desempeñar.

En otra palabras, porque estas creencias duraderas ayudan a responder a la pregunta:
“¿Cómo?”, es decir, cómo la organización realmente alcanzará lo que se ha propuesto hacer.

La autenticidad es esencial para que los empleados eviten la disonancia cognitiva.

En conclusión, la percepción de una brecha entre los valores proclamados y los que realmente se utilizan.

El resultado demasiado común de esto puede ser la retirada o la renuncia real.

Opt In Image
Suscríbete gratis a nuestro boletín
Le enviaremos información semanal relevante en materia de Seguros, Economía, y otras áreas de su interés, para mantenerlo al día del acontecer diario.

¿Cuál es tu opinión?

Deja tus comentarios

Please enter your comment!
Please enter your name here