Resilencia empresarial,una herramienta indispensable para el éxito que nos permite superar los eventos adversos a pesar de las dificultades presentes.

Resilencia empresarial:

El Término resiliencia que procede de la palabra resilio (latin), significa volver atrás, volver de un salto, resaltar, rebotar.

En forma general, resiliencia significa:

  • Capacidad de superar los eventos adversos.
  • Ser capaz de tener un desarrollo exitoso a pesar de circunstancias muy adversas.

Sobre este tema, me permito copiar parte del escrito publicado en la página GEOPOLIS, titulado Resiliencia y competitividad empresarial del Coach en Gestion del Talento Humano.

CEA – Clínica de Especialidades Administrativas.

Asesor y Facilitador Internacional en temas relacionados con :

  • Servicio al Cliente.
  • Gestión de Desarrollo del Capital Humano y Reingeniería de Procesos. Guatemala, Central América,

cuyo autor es el Lic. Haroldo Eduardo Herrera Monterroso. 

Resilencia y competividad empresarial:

La Resiliencia es la capacidad que tienen las personas o las empresas para afrontar momentos de adversidad y adaptarse rápidamente a los cambios, que como consecuencia se dan dentro de esos períodos de inestabilidad. 

Es importante resaltar que no se trata de sobrevivir y tampoco de resistir.; va más allá.

Se trata de aprovechar positivamente la experiencia estresante, para obtener un beneficio que no estaba planeado. pero que en el momento se convierte en una oportunidad.

¿Para qué ?

Para crear soluciones de beneficio individual (persona o empresa), que posteriormente al ser replicados, se pueden llegar a convertir en estándares de desempeño colectivo.

Desde la perspectiva humana, construir el éxito en contextos de inestabilidad es algo más que un reto.

Sin duda, constituye la verdadera esencia de la salud mental.

En efecto, a través del desarrollo de psicología positiva y con un alto fortalecimiento de la inteligencia emocional.

El individuo logra controlar e incluso superar los eventos o traumas estresantes.

Así  mismo, los  convierte en oportunidades reales de crecimiento y desarrollo; siendo casi inmunes a la inestabilidad que se vive.

Las respuestas a las adversidades, son simplemente decisiones que se toman, en los denominados momentos de la verdad.

Por otra parte, esto permite desarrollar nuestro potencial y nuestro talento.

En contextos de verdaderas crisis, inclusive permiten auto-descubrir el potencial y el talento que tenemos, pero del cual no estamos conscientes.

No obstante, hasta que tenemos necesidades reales y riesgos potenciales que debemos superar; por supuesto si así lo decidimos.

La decisión de afrontar estos contextos de inestabilidad, simplemente libera el potencial y el talento que ya poseemos.

Al mismo tiempo,siendo la principal causa de la creatividad y la innovación;

Utilizados como medios para crear soluciones que permitan superar los desequilibrios que afrontamos.

Desde la perspectiva empresarial sucede exactamente lo mismo.

Las crisis empresariales o los desequilibrios económicos y competitivos que se dan en el medio empresarial, pueden ser afrontados solamente a través de la utilización de:

  • Creatividad.
  • Innovación.

Si relacionamos ambas perspectivas, la humana y la empresarial, es fácil comprender que la Resiliencia empresarial es consecuencia de la aplicación de la Resiliencia humana.

¿ La razón ?

Por que  las organizaciones son administradas por personas y la organización por si misma nunca podría aplicar los principios de la Resiliencia.

Siendo en este caso la Resiliencia una de las principales competencias de los líderes de la actualidad.

Los ambientes competitivos en los que los profesionales y las empresas nos desenvolvemos cada día, están llenos de retos visibles y oportunidades invisibles.

En consecuencia, comúnmente nos preparamos para afrontar esos retos, pero difícilmente lo hacemos para descubrir las oportunidades.

La inestabilidad desarrolla un instinto de competitividad.

Competitividad en el buen sentido de la palabra, aún con nosotros mismos, y por qué no, contra nosotros mismos.

Competitividad fundamentada en afrontar, superar y aprovechar para beneficio propio las desviaciones entre lo planeado y los cambios que nos obliga hacer el ambiente externo.

La Gestión del Talento Humano es una decisión, y se puede dar por dos grandes motivos:

El primero de ellos  como parte de un proceso de desarrollo planeado, que responde a nuestros intereses y gustos.

Es un proceso ambicioso que incluye retos para alcanzar metas y objetivos

El segundo motivo es como parte fundamental de la Resiliencia como proceso.

Es decir, para recuperarse de las situaciones difíciles que vivimos como consecuencia de los cambios que se dan abruptamente en nuestro entorno.

La Resiliencia nos obliga a desarrollar recursos para afrontar la incertidumbre que ocasiona la experiencia estresante.

Estos recursos no son más que el potencial convertido en talento.

Es el conjunto de atributos y habilidades innatas que poseemos y que no habíamos tenido necesidad de utilizar y/o desarrollar.

Todos los seres humanos tenemos la capacidad para ser Resilientes, pero no todos tomamos la decisión de serlo.

En realidad, la mayoría de nosotros desistimos o huimos en los momentos de la verdad, ante una situación estresante.

Algunos otros resistimos pero no necesariamente superamos el momento (lo cual no es Resiliencia).

Algunos pocos decidimos ser Resilientes y vivimos la experiencia como tal. 

La Resiliencia es un tema actitudinal, no es aptitudinal

Si vemos a nuestro alrededor, en:

  • Nuestra propia familia.
  • Vecindario.
  • Empresa.
  • Sociedad en general, o cualquier grupo de personas,

encontraremos a pocas personas que han logrado superar la adversidad, como por ejemplo:

  • Enfermedades terminales.
  • Desempleo.
  • Desintegración familiar; etc.

Y que a pesar de esas grandes adversidades, logran salir adelante e inclusive desarrollar un mejor futuro.

Las competencias aptitudinales, consecuencia del conocimiento y la experiencia que las personas poseen, no comprenden la esencia de la Resiliencia.

Sin embargo, si pueden ser un buen complemento o punto de referencia para desarrollarla.

La Resiliencia también es consecuencia del proceso de revertir el temor que sentimos como seres humanos, cuando nos encontramos en situaciones de alto riesgo.

En momentos o situaciones en las que decidimos no darnos por vencidos y decidimos que el temor simplemente se convertirá en nuestra fuente de energía.

Es importante recalcar que la Resiliencia no es un proceso planeado.

Por el contrario, es un Plan que surge dentro del proceso de inestabilidad.

Incluso, es una característica actitudinal que solamente los valientes desarrollan.

En conclusión;

Desde la perspectiva Humana y desde la perspectiva Empresarial, la Resiliencia es una habilidad que genera mucho valor para ser competitivos.

Aunque no podemos estar seguros de cuando vamos a tener que utilizarla, si podemos prever y prepararnos para utilizarla.

Por otra parte,, tarde o temprano tendremos que tomar la decisión de diseñar y desarrollar nuestro PLAN B, por medio de la Gestión del Talento.

¿Cómo ?

A través de la Resiliencia aplicada. 

Mariana Gómez Tagle Silva generadora de contenidos e investigación en Great Place to Work® en el Área de Knowledge Management y Responsabilidad Social Corporativa presenta las siguientes formas.

Estas permiten generar resiliencia corporativa, como herramienta de supervivencia y éxito:

  • En momentos de crisis evitar tipificarlos como temas imposibles de resolver.
  • Asumir las circunstancias que no pueden cambiarse, establecer objetivos, caminos realistas de solución y tomar acciones decisivas y asertivas.
  • Aprender e investigar sobre lo que otras organizaciones han hecho en alguna situación similar en aras de hacer frente a la situación con visión constructiva y positiva.
  • Crear y mantener buena relación con todas aquellas personas u organizaciones afectadas por las actividades y las decisiones de una empresa para fortalecer las filas cuando haya que reaccionar o adaptarse a un cambio imprevisto.

Nota: entre esas personas deben estar los intermediarios de seguros.

  • Abrir las puertas a la innovación y soluciones en tiempos de crisis.
  • Contar con los mecanismos internos necesarios para concebir el fracaso como una posibilidad y con el coraje suficiente para hacer del trabajo, la estrategia, la confianza y la innovación, y así evitar el colapso ante cualquier eventualidad.
  • Integrar memoria corporativa documentando las medidas tomadas en momentos de crisis y su resultado, para evitar el riesgo de repetir la historia una y otra vez.
  • Tener presente en todos los niveles de la organización que la única constante en la vida, es el cambio y que ello es también un componente indispensable del éxito de las organizaciones.

Y termina diciendo:

Una organización resiliente :

  • Se sabe arquitecta de su destino y éxito.
  • Asume que debe alimentar una mentalidad de desarrollo y crecimiento (considerando en ello, fomentar una cultura de adaptación necesaria en las situaciones más impredecibles).

Autor: Prof.Elías Muñoz.

Deja un comentario

Cerrar menú