Cómo Calmar el Dolor en el Cuello

Hay muchos ingredientes que tenemos en casa y que son componentes de los mejores remedios caseros para el dolor de cuello.

Estos bálsamos son fáciles de preparar, seguros, naturales, y sumamente efectivos para quitarte esa molestia que sufrimos ocasionalmente.

Sin embargo, la solemos subestimar aunque que, con el tiempo, pueden convertirse en algo crónico.

¿Por qué me duele el cuello?

Esto es bastante habitual y puede tener numerosos orígenes.

Uno de los más comunes, es la mala postura.

Si trabajas sentado durante largos períodos, asegúrate de

  • Mantener la espalda erguida
  • Los hombros relajados y hacia atrás
  • Elevar la pantalla o los papeles para mantener el mentón paralelo al suelo.

También el uso constante del Smartphone nos hace ‘mirar hacia abajo’.

Otra causa habitual de este malestar es, usar un colchón viejo y ya deformado, o una almohada incorrecta para nuestro cuello

Cambia tu almohada y prueba con colocarla debajo de tu nuca y cabeza, y llevar los extremos por encima de tus hombros (al estar boca arriba).

4 remedios para aliviar dolores en el cuello

Además de aplicar estas medidas correctivas (y hacer ejercicios de movilidad a diario), prueba con aplicar estos bálsamos naturales que aliviarán tus molestias en el cuello:

Frío y calor:

El tratamiento de frío-calor te ayudará a desinflamar los nervios y tejidos.

Luego, a estimular la circulación aprovechando los mecanismos analgésicos naturales de tu cuerpo.

Ponte una bolsa de hielo durante 20 minutos (nunca directamente sobre la piel), mientras estés recostado boca abajo.

Reemplaza por otra con agua caliente o una toalla (u otro elemento de calor) por otros 20 minutos, y sigue aplicando ambas temperaturas hasta que el dolor ceda.

Vinagre:

El vinagre de sidra de manzana natural (no pasteurizado ni refinado) tiene propiedades analgésicas naturales.

Enrolla una toalla o un paño y empápalo con este líquido.

Ponlo en tu nuca y sólo relájate.

Hazlo cada día como tratamiento preventivo.

Otros remedios

Sales de Epsom:

Agrega una taza de sales al agua de tu baño caliente.

También, puedes hacer un compuesto mezclándolas con un poco de vinagre de sidra de manzana, para aplicar directamente en tu cuello por 15 a 20 minutos.

Enjuaga después con agua cálida.

Especias anti dolor:

El jengibre y la cúrcuma son especias que te ayudan a aliviar el dolor.

Ante una contractura o una molestia fuerte

  • Corta jengibre y/o cúrcuma frescos en rebanadas delgadas
  • Ponlas directamente sobre tu piel

(ten cuidado: la cúrcuma dejará una marca amarilla)

También, prueba con licuarlas con una cucharada de aceite de oliva, y aplica a modo de pomada en la zona.

Lava con agua y jabón luego, para quitar la marca amarilla.

Nota que comer jengibre y cúrcuma regularmente también sirve como método preventivo contra los dolores y la inflamación.

 Ya no hay excusas para ponerle fin a tus molestias.
Sin embargo, nota que
  • La movilización y ejercitación regular del cuello
  • Mantener una buena postura
  • Usar la almohada adecuada

serán los mejores medios preventivos.

Deja un comentario

Menú de cierre