La oposición venezolana pidió hoy al Gobierno una refinanciación de la deuda externa.

Sobre todo, para evitar que los más de 3.500 millones de dólares que el país tiene que pagar en vencimientos de octubre y noviembre, se reúna sacrificando importaciones y agravando la situación de escasez que vive la nación.

Es una propuesta que lanzamos hoy para que en este momento (..) se refinancie la deuda.

Es decir, no se castigue a los venezolanos para “cumplirle a los bancos y tenedores de los bonos”,

Así lo afirmó el presidente del Parlamento -en manos de la oposición-, Julio Borges, en una rueda de prensa.

El Gobierno venezolano debe cumplir con sus obligaciones financieras en las próximas semanas para evitar caer en suspensión de pagos.

En efecto, el Gobierno de Nicolás Maduro está acumulando divisas para pagar a costa de adjudicar dólares a los importadores privados de comida y otros productos.

El Estado venezolano tiene desde 2002 el monopolio legal en la venta de divisas.

Empresarios venezolanos han denunciado no haber recibido un solo dólar del Estado desde el mes de agosto.

Borges pidió “refinanciar la deuda para que se pueda tener dinero para comida y alimentos”.

Además, de una reforma profunda de la economía que contribuya “al bienestar de los venezolanos”.

Asimismo, el dirigente opositor exigió la apertura de un canal humanitario que permita la entrada de alimentos y medicamentos que han ofrecido algunos países.

No obstante, el Gobierno venezolano no ha aceptado hasta el momento.

“La pelota está del lado del Gobierno, el Gobierno tiene que demostrar que le importa el hambre de la necesidad de nuestro pueblo”, concluyó Borges.

Venezuela vive desde hace meses una grave crisis de escasez de:
  • Alimentos.
  • Medicamentos.
  • Productos básicos.