Una vez alcanzado el acuerdo de indemnización con una aseguradora, debe procederse a firmar el correspondiente finiquito con todos los detalles posibles.

Se denomina finiquito a aquel documento debidamente firmado por el perjudicado, en el que declara estar de  un acuerdo con la aseguradora y/o causante en cuestión.

El acuerdo generalmente incluye el monto de la indemnización y todos o parte de los perjuicios derivados del siniestro.

Resulta un documento fundamental en transacciones amistosas y extrajudiciales.

Es decir,  mediante la firma del mismo, el perjudicado se considerará totalmente indemnizado por todos los conceptos en él especificados.

Por lo tanto, el finiquito es aquel documento en el que se hará constar el importe total de la indemnización económica que es objeto del acuerdo alcanzado.

No obstante, es conveniente el desglose que incluya los diversos conceptos por los que se ha alcanzado la  transacción amistosa.

Por ejemplo, en supuestos de accidentes de tráfico, resulta muy habitual que se indemnicen conjuntamente:

  • Lesiones.
  • Daños materiales.
  • Gastos derivados del siniestro.

Desglose del finiquito

Es básico que en el finiquito de indemnización se haga un desglose detallado de cada uno de estos conceptos con los respectivos importes.

Sin embargo, resulta habitual que, una vez alcanzado el acuerdo, la compañía aseguradora remita un finiquito redactado en términos genéricos.

¿ Qué implica firmar un finiquito ?

Si es firmado por el perjudicado, le tendrá por enteramente indemnizado por todos los daños y perjuicios presentes o futuros en relación con el indicado siniestro.

En definitiva, se da por teminada  la reclamación.

Si se alcanza un acuerdo parcial y quedan partidas pendientes de indemnizar, resulta indispensable revisar el contenido del finiquito .

Así mismo, cerciorarse de que incluye expresamente los conceptos por los que se ha transaccionado,.

Es decir, dejando por lo tanto la vía abierta a seguir reclamando los demás.

En la práctica actual la mayoría de las aseguradoras tienen por norma remitir sus propios finiquitos tipo.

Por lo tanto, convendría  revisarlos cuidadosamente  antes de ser firmados.

Una vez firmado, se ha aceptado que no hay nada más reclamar.

Deja un comentario

Menú de cierre