Panorama económico se oscurece para el segundo semestre, con pocas esperanzas de mejorar, al no cambiar el rumbo de las medidas macroeconómicas necesarias.

No es un secreto para nadie, que nos encontramos sumergidos en una profunda crisis que abarca todos loa ámbitos:
  • Político.
  • Institucional.
  • Económico.
  • Social.
Resultados cuestionables:

Las importaciones en los primeros cuatro meses del año muestran una contracción de 29%.

En efecto, hasta mayo, la liquidación de divisas se contrajo 42% comparado con el mismo período de 2016.
 La inflación de los primeros cinco meses del año es de 139,6%.
Un promedio mensual de 19,2%.
Entre enero y mayo de este año y en base interanual, la producción petrolera de Venezuela cae 269.000 b/d.
 La manufactura, según datos de Conindustria, opera a 32% de su capacidad.
 Según Ecoanalítica, la caída del volumen de ventas de diferentes sectores se mueve entre 70% y 30% para el primer trimestre de este año, en base interanual.

Estos datos, entre muchos otros, son un reflejo de la situación crítica de la economía venezolana.

Del mismo modo, en medio de una escalada sin precedentes en el conflicto político.
Sin duda, esto configura una situación caótica en Venezuela, cuyo desenlace es difícil de predecir.
Además, no solo en tiempo de duración, sino también en cuanto a cuál será el desenlace y los actores que serán protagonistas.

En la medida que el conflicto político se incrementa, como ha ocurrido en las últimas 12 semanas, también se deteriora la situación de la economía.

Cómo será el segundo semestre de 2017 ?

En realidad, cuáles pueden ser los resultados en la economía venezolana, en las variables claves.

El primer elemento a destacar, es que la inflación va a acelerarse .

Por qué?
Porque la devaluación tanto de la tasa Dicom como en el tipo de cambio no oficial, tendrán un impacto importante en los precios de muchos bienes y servicios.

El efecto de la devaluación del Dicom va a ser significativo en sectores claves como :

  • Alimentos.
  • Cuidado personal.
  • Servicios de salud.
  • Telecomunicaciones.

Por lo tanto,  no es descabellado esperar que la tasa promedio mensual de la inflación se acelere desde 19% hasta 25%.

Es decir, cerrando el año en un nivel cercano a 1.000%.

Por otra parte, no hay razones para esperar un aumento en las liquidaciones de divisas al sector privado.

De la misma manera, el Ejecutivo enfrenta un déficit de caja superior a los $3.500 millones en el segundo semestre.

Incluso, con una concentración importante de pagos de servicio de deuda financiera entre octubre y noviembre.

Con relación al el primer trimestre, las importaciones totales alcanzaron un poco más de $4.000 millones.

Entonces,  podríamos esperar que 2017 termine con un nivel de importaciones de $15.500 millones.

Además, con el agravante que casi $7.000 millones serán del sector petrolero.

Es decir, con impacto casi nulo en abastecimiento.

Del mismo modo, cabe esperar:

  • Escasez.
  • Desabastecimiento.

Manteniéndose niveles elevados, opacados por la fuerte contracción en el poder adquisitivo.

Conviene precisar, que a pesar de los sucesivos incrementos de salario mínimo y los que faltan, la contracción del poder adquisitivo no se detiene.

Al cierre de 2017 estimamos que la misma se ubique en 42%.

Dentro del conjunto de indicadores negativos de la economía venezolana este es el peor.

Sin duda, denota un grave problema de empobrecimiento y quiebre social.

Respecto a la tasa de cambio paralelo,  estimados  que la misma va a depreciarse en forma significativa, dado que persisten los desequilibrios de la economía.

Nuestro modelo lo ubica por encima de BsF 16.000/US$.

Sin embargo, más que acertar o no en la tasa, la clave es lo que el modelo está señalando:
Resulta que con este set de políticas, es imposible que el tipo de cambio paralelo se mantenga en los niveles actuales y mucho menos que baje.

Por último, en 2017 vamos a entrar al cuarto año de contracción de la actividad económica.

Estimamos que la economía caiga 11%, más del doble de lo que fue nuestra estimación a inicios de 2017 (-4,3%).

Los sectores más afectados serán:

  • Comercio.
  • Banca.
  • Seguros.
  • Manufactura.
  • Transporte.
  • Construcción.

Por consiguiente,  en cuatro años la economía venezolana muestra una caída acumulada de 34,2%.

Sin precedentes en nuestra historia contemporánea.

En el mediano plazo, el próximo paso en la lenta transición que avanza en Venezuela ,es el de un proceso de decantación (y/o depuración) a lo interno del chavismo.

Es decir, donde una fracción se fortalezca y tenga capacidad para realizar reformas más profundas que busquen darle viabilidad al modelo.

Por supuesto, está situación es dinámica.

Hay muchos factores imponderables que pueden atrasar, acelerar o abortar este proceso.

Es clave el diseño de una estrategia de resistencia y blindaje, pues este modelo es inviable y más temprano que tarde, va a implosionar.

Toca estar preparados.

Deja un comentario

Menú de cierre