Latinoamérica recupera su crecimiento en el 2017, después de 2 años precedentes de recesión y se perfila con muy buenas perspectivas para el futuro en el corto plazo.

Tras dos años de recesión en 2015 (-0,2%) y en 2016 (-1,2%), Latinoamérica vuelve a la senda del crecimiento en 2017 (+1,2%).

No obstante, se prevé que el PIB regional alcance un alza del 2,3% en 2018 y del 2,8% en 2019, aunque aún por debajo de la media del 3,5% del periodo 2005-2014.

Así lo refleja el último informe de SOLUNION sobre las revisiones de rating de riesgo país y riesgo sector de Latinoamérica de EULER HERMES.

Es decir, su accionista 50/50 con MAPFRE, correspondientes al primer trimestre de 2018.

A nivel nacional, la mayoría de los países están dominando la inflación.

Esto respalda la recuperación del consumidor y permite la flexibilización de las políticas monetarias.

La vuelta de la confianza y el mayor apetito por el riesgo ayudaron a:

  • Aliviar las condiciones monetarias y financieras mediante menores diferenciales de crédito.
  • Un mejor rendimiento de los mercados bursátiles.
  • Externamente, los precios más altos de las materias primas.
  • La aceleración del comercio mundial han impulsado las exportaciones:

México (35.600 millones de dólares) y Brasil (32.500 millones de dólares) registraron las mayores ganancias de exportación en 2017.

Las perspectivas externas también son positivas.

Por lo tanto,se espera que el comercio internacional continúe creciendo, un 4,4% este año y un 3,8% en 2019.

Sin embargo, se mantienen algunos riesgos…

  • En Brasil, las perspectivas a medio plazo se ven comprometidas por una parada en los esfuerzos dedicados a las reformas estructurales.
  • Argentina sigue siendo vulnerable a los riesgos mundiales con una inflación elevada y un creciente déficit por cuenta corriente (+4,8% del PIB).
  • En México, hay una aceleración del crecimiento estadounidense y una política reactiva del Banco Central.

Sin embargo, las negociaciones del TLCAN y el resultado de las elecciones presidenciales de julio, podrían afectar a :

  • Los flujos financieros.
  • El peso.
  • El comercio.

… aunque con buena marcha para Chile y Brasil:

  • En polo opuesto, el crecimiento en Chile debería duplicarse en 2018 (+3,1% frente a +1,5% en 2017).

La inversión, que había estado deprimida durante los últimos cuatro años, contribuyó positivamente al crecimiento en el cuarto trimestre de 2017.

  • La transición política y la aceleración global volvieron a traer el crecimiento a Brasil:

Después de un débil +1% en 2017, pronosticamos que el PIB crecerá hasta alcanzar +2,5% en 2018 y +3% en 2019.

Deja un comentario

Menú de cierre