América Latina está hoy mejor informada y preparada para prevenir los estragos que pueda provocar el fenómeno climatológico de El Niño.

Así lo afirmó el jefe de Servicios Climáticos del Centro Internacional para la Investigación del Fenómeno de El Niño (CIIFEN), Juan José Nieto.

“Hemos visto, a diferencia de años anteriores, que a nivel regional hay una coordinación por parte de las autoridades, hay acción por parte de las autoridades en recopilar la información que se está brindando y tomar medidas en los diferentes sectores, en la posibilidad que cada país tenga”, dijo.

Según Nieto, en esta ocasión “la región está mejor preparada o al menos está mejor informada” para afrontar los impactos de El Niño.

Como ejemplo citó el caso de Bolivia, donde las autoridades están tomando medidas preventivas en torno a El Niño.

El director del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi) de Bolivia, Luis Noriega, coincidió con Nieto en que la región está mejor preparada que en años anteriores.

Noriega resaltó que ahora se cuenta con recursos como satélites, modelos de simulación y un mayor número de estaciones meteorológicas para hacer los pronósticos, y también hay “gente mejor preparada”.

El Niño consiste en un calentamiento de las aguas del Pacífico que puede producir, entre otras consecuencias, lluvias intensas en unos lugares y sequías en otros, olas de calor en unas áreas y de frío en otras.

El Niño 2015-2016 está “en etapa madura” y es posible que “alcance su máxima intensidad en diciembre y enero del próximo año”, indicó Nieto.

«Cuando nos referimos a máximo de intensidad, estamos hablando del máximo en el incremento de la temperatura del mar, no en cuanto a los impactos que pueda provocar en los países”, aclaró.

Señaló que los grados de afectación por los impactos varían en cada país y mencionó que, por ejemplo, en Venezuela y Colombia “hay déficit de precipitaciones”, mientras que las lluvias se intensifican en Ecuador, Perú y algunas zonas de Bolivia.

Deja un comentario

Cerrar menú