Modificar una toma de corriente, manipular un enchufe o arreglar un interruptor sin precaución son las principales causas de incendio en el hogar.

Las instalaciones eléctricas interiores de las viviendas siempre deben ser revisadas cuidadosamente, evitando sobrecargarlas.

Hay que conocer el estado y la utilidad las instalaciones eléctricas de las viviendas y tomar conciencia acerca de la utilización correcta, mantenimiento y arreglo de las mismas.

Modificar una toma de corriente, manipular un enchufe y arreglar un interruptor sin el control técnico y los conocimientos adecuados o abusar deextensiones y regletas puede ocasionar riesgos en el hogar, e incluso, provocar un incendio mayor.

En este sentido, destaca que la mayoría de incidencias se producen en el salón (74 por ciento), y los dormitorios (62 por ciento), donde se utilizan de manera generalizada ladrones, alargaderas y enchufes múltiples.

Para evitar este tipo de riesgos en el hogar se recomienda colocar las tomas de corriente en las esquinas de las paredes de dormitorios y salones, a ser posible a 25 o 30 centímetros de las mismas, procurar que sean dobles o triples y que en las cocinas se sitúen sobre las encimeras con el fin de conectar pequeños electrodomésticos.

También se aconseja que las tomas no queden detrás de los muebles; que se eviten las conexiones en enchufes múltiples, utilizando un enchufe para cada regleta de conexión homologada; no conectar extensiones ni regletas a otras regletas, ni aparatos eléctricos de alto consumo, como aspiradores y calefactores, a regletas y extensiones; y consultar a un instalador autorizado para realizar un arreglo, modificación o alteración de una instalación eléctrica.

Deja un comentario

Cerrar menú