Cómo envejecemos según nuestro sexo

Está claro que los años pasan para todos sin importar que seamos hombres o mujeres.

Sin embargo, la manera de envejecer en unos y en otras es diferente.

En el caso de los varones se les ha inculcado desde pequeños que deben mantenerse activos para proveer a la familia y además mantener su prestigio.

Por ello, muchos se sienten y se ven bien mientras trabajan pero, una vez que se retiran, se enferman y envejecen “todo junto”.

En las mujeres la situación es completamente diferente.

Ellas viven más años, saben adaptarse mejor a los cambios

Otra cuestión que debemos tener en cuenta es que ellas son más activas y están más acostumbradas a socializar.

Las mujeres suelen tener amistades desde la infancia o cuando quedan solas (enviudan y los hijos se casan) se “juntan” con otras en su misma situación.

La manera en que se las educa, les permite conseguir mejores estrategias de supervivencia, ser astutas y buscar soluciones a problemas, desde los más básicos a los más complicados.

Si a eso le sumamos el hecho de que las féminas

  • Se cuidan más
  • Van más al médico
  • Se preparan alimentos más sanos

se explica por qué o viven más tiempo o se sienten mejor durante la vejez.

Justamente, en relación a ello debemos indicar que los hombres no suelen cuidarse demasiado.

Ellos solo consultan con el doctor cuando el dolor es insoportable o incapacitante, no quieren comer de manera saludable y mucho menos hablar de sus enfermedades o problemas.

Esto se relaciona a su condición de masculinidad, a su hombría y a su valentía.

Cómo envejecemos hombres y mujeres en lo biológico

En cuanto al aspecto físico, las mujeres cuentan con una hormona contra el peligro más desarrollada, ya que deben hacerse cargo de cuidar a los hijos.

Esto también las conduce a un comportamiento más preventivo en lo referente a su salud.

  • Los embarazos son un factor determinante en el envejecimiento femenino. La calidad de las gestaciones y de los partos pueden modificar su vida en el futuro.
  • También podemos relacionar cómo envejecemos según el grupo étnico al que pertenecemos y el lugar donde nacemos o vivimos.

No es lo mismo un hombre o una mujer blancos que ha pasado toda su vida en un país desarrollado, como Alemania o Inglaterra, que aquellos que los indígenas de México (sin importar el sexo).

Los primeros tendrán una vejez de mayor calidad que los segundos.

Más allá de la etnia, el tipo y la cantidad de trabajo repercute sobremanera en la calidad de vida de los últimos años.

  • Los nativos de Latinoamérica o Asia deben hacer actividades muy arduas durante demasiadas horas al día y esto no diferencia entre géneros.
  • Tanto ellos como ellas deben trabajar mucho para tener comida y vivienda.
  • Al llegar a la tercera edad las enfermedades y dolencias están a la orden del día pero la asistencia médica no es tan completa.

Cómo envejecemos “a la vista”

Cada sexo tiene sus cambios característicos y aquellos inherentes a toda la raza humana sin distinción.

Aunque los factores sociales y estéticos tienen mucho que ver con la forma en que envejecemos, también debemos tener en cuenta otros aspectos tales como:

  • El tipo de trabajo.
  • La prevención de enfermedades.
  • La alimentación.
  • El ejercicio.

Los cambios hormonales son fundamentales en esta etapa.

Las mujeres presentan más modificaciones que los hombres desde la menopausia.

En ese momento el período menstrual va desapareciendo, los sofocos suceden hasta en pleno invierno, se reduce la libido, etc.

El sexo masculino también atraviesa por ciertos ajustes en sus hormonas, pero estos son más graduales y, por lo tanto, menos evidentes.

Cuando los niveles de testosterona descienden pueden

  • Engordar
  • Padecer trastornos en el sueño
  • Disfunción eréctil

pero sin perder la capacidad de reproducirse.

En cuanto a la piel, ellos tienen la dermis más gruesa por ello se arrugan menos (o más tarde).

En relación al cabello, las mujeres tienen una pequeña ventaja.

Aunque las hebras se acorten y estén resecas o tengan una apariencia más “apagada”.

A los hombres se les cae el cabello con mayor facilidad.

Asimismo, las canas aparecen más temprano en el sexo masculino.

Fuente: mejor con salud.

¿Cuál es tu opinión?

Deja un comentario

Menú de cierre