La soledad o sentirse solo es más que un sentimiento, especialmente para las personas mayores.
De hecho, el aislamiento social es un importante riesgo para la salud que puede aumentar el riesgo de muerte prematura en casi un 14%, publica el diario español ABC

Lo asegura una investigación que se publica en PNAS y que confirman los datos de estudios anteriores que ya habían sugerido que la soledad está vinculada a un mayor riesgo de enfermedad y mortalidad crónica: y la causa puede estar en las diferentes respuestas que tienen los ‘solitarios’ ante la inflamación.

Desde hace tiempo se sabe que la soledad no es ‘la mejor de las compañeras’ pero hasta ahora solo se intuían los mecanismos celulares responsables de esta situación.

Ahora un equipo de investigadores de la Universidad de Chicago (EEUU) parece haber dado con algunos de los mecanismos implicados en las respuestas fisiológicas relacionadas con la enfermedad algo que, a largo plazo, nos pueden hacer enfermar y, en última instancia, morir.

Según el trabajo, la soledad influye en las vías de señalización del estrés, lo que puede acabar afectando a la producción de leucocitos en la sangre.

Los investigadores consideran que estos resultados apoyan un modelo ‘mecanicista’ en el que la soledad parece generar una alteración de los mecanismos de estrés, lo que a su vez aumenta la producción de monocitos inmaduros, lo que conduce a la regulación de los genes inflamatorios y a un deterioro de las respuestas antivirales. Además, dicho mecanismo es de ‘ida y vuelta’, ya que esta anómala situación celular puede favorecer el aislamiento, la soledad y por lo tanto la enfermedad y la muerte.

Deja un comentario

Cerrar menú