Existen muchos mitos sobre si debes comer lechosa (o no) si eres diabético.

Muchas personas han optado por directamente eliminarla de su dieta porque creen que consumir esta fruta afecta los niveles de glucosa en sangre.

Aquí te ayudaremos a derrumbar esos mitos y diremos por qué deberías comer lechosa si eres diabético.

Entender mejor la diabetes

La diabetes es una enfermedad crónica que se manifiesta cuando el páncreas deja de producir insulina por completo o en las proporciones necesarias para metabolizar los azúcares consumidos.

La insulina permite la conversión de la glucosa de los alimentos ingeridos en energía para realizar las actividades cotidianas.

Si la glucosa no es absorbida por las células para ser utilizada como energía, se acumula en la sangre y produce la hiperglucemia.

La hiperglucemia son los niveles elevados de glucosa en sangre. Si esta situación se extiende demasiado en el tiempo puede provocar daño en órganos y tejidos.

Existen varios tipos de diabetes y, si bien todas necesitan atención médica, si eres diabético comer lechosa te puede ayudar estabilizar los niveles de glucosa en sangre de manera natural.

Beneficios de comer lechosa

Existen muchas ideas erróneas sobre si se puede comer lechosa si se sufre de diabetes.

Es común escuchar que se debe evitar todo tipo de frutas, porque contienen azúcar y resulta contraproducente para quienes padecen de esta enfermedad.

No obstante, existen algunas que pueden ser ingeridas y que ayudarán a contrarrestar los efectos de la diabetes. Una de estas justamente es la lechosa debido a que:

  • Es rica en vitaminas A, C, E y algunas del complejo B.
  • Contiene papaína, una enzima que favorece todo el proceso digestivo.
  • Es rica en minerales como magnesio, calcio y fósforo.
  • Contiene fibra soluble.
  • Es una fuente importante de antioxidantes.

Por todos sus componentes, la lechosa es ampliamente recomendada no solo para las personas diabéticas, sino para aquellas que tienen problemas de estreñimiento y digestivos en general.

1. Comer lechosa si eres diabético mejora el sistema inmunitario

Por la gran cantidad de vitamina C que aporta, la lechosa cubre casi el doble de la cantidad recomendada por día.

Esto es muy beneficioso, porque la vitamina C es uno de los antioxidantes más poderosos que ofrece la naturaleza.

Al comer lechosa las personas con diabetes obtienen los siguientes beneficios:

  • Tu sistema inmunitario se ve reforzado y se pueden prevenir enfermedades como el cáncer.
  • Se evita el envejecimiento prematuro y deterioro celular por efecto de los radicales libres.
  • Disminuye la degeneración visual.
  • Mejora la salud de tu corazón.
2. La lechosa no altera los niveles de glucosa en la sangre

Aunque es una fruta considerada dulce y su nivel de azúcar no es tan bajo como la manzana, comer lechosa es buena idea siempre que vigilemos el tamaño de las porciones.

Lo recomendable es que estas sean:

  • Porciones pequeñas (que no excedan de una taza)
  • Consumidas durante la mañana para tener tiempo de quemar la energía
  • Acompañadas de alguna proteína como yogur o queso para reducir las posibilidades de presentar hipoglucemias
3. La lechosa te hace sentir satisfecho rápidamente

Al ser una fruta rica en fibra soluble nos ayuda a saciarnos con una porción razonable. Esto es perfecto para los diabéticos que sufren de antojos constantes.

Al incluir lechosa después del almuerzo o como desayuno obtienes la sensación de saciedad por más tiempo.

Esto te ayudará a evitar la tentación de buscar alimentos que carecen de nutrientes o elevan el nivel de glucosa de manera rápida.

Puede ser que no te preocupe comer lechosa si eres diabético, pero que llegues a aburrirte de su sabor. En este caso puedes añadirle unas gotas de limón, usarla en postres o con un toque de tu especia favorita.

4. Favorece la salud cardiovascular

En caso de padecer diabetes comer lechosa no solo te ayuda a evitar los antojos, también facilita la reducción del colesterol malo (LDL) en sangre.

  • Esto lo logra gracias a sus altos niveles de vitamina C,  flavonoides y fibra.
  • Todos estos nutrientes ayudan a evitar la acumulación de grasas en las arterias, por lo que mejoran notablemente la circulación.
  • También se reducen los niveles de triglicéridos y previenen las enfermedades cardiovasculares.
5. Ayuda a perder peso

Otra de las razones para comer lechosa es que esta fruta estimula la pérdida de peso. Este es un requisito indispensable para muchos pacientes con diabetes, pero no siempre resulta sencillo.

Debido a que es una fruta con un nivel calórico muy bajo y gran cantidad de fibra soluble favorece la depuración del colon.

Además, mejora la digestión de los alimentos ricos en grasas, por lo que reduce y evita la inflamación y la retención de líquidos.

Definitivamente, la lechosa es una fruta que deberíamos incorporar a nuestra dieta diaria por sus grandes beneficios. No solo es de ayuda para las personas que padecen de diabetes, sino para todos.

La realidad es que no necesitas dejar de consumir ninguna fruta. La clave como diabético es consumir las porciones correctas para obtener los beneficios sin ningún riesgo.

¿Cuál es tu opinión?

Deja un comentario

Menú de cierre