La aspirina es tal vez el medicamento más popular de la historia, utilizado de manera cotidiana para una gran diversidad de afecciones.

Esta simple pastilla resulta ser algo más que una cura milagrosa para luego de tomar en exceso, sino que es también un medio preventivo efectivo para reducir el riesgo de desarrollar cáncer en el cerebro.

De acuerdo con una investigación desarrollada por científicos de la University of Southern California (USC) con el apoyo de la American Association for Cancer, las personas que ingieren aspirinas de manera cotidiana resultan ser 34% menos propensas a desarrollar gliomas, una clase de tumoración cerebral, potencialmente más presente en aquellas personas que nunca toman el medicamento.

El Dr. Rose Lai, miembro de la USC y líder del proyecto de investigación, afirma para Science.Mic, que ha aplicado su investigación a partir de una población total de 8.000 sujetos, la mitad de ellos con alguna clase de glioma, precisa fayerwayer.com.

A ambos grupos se les preguntó sobre sus consumos habituales de medicamentos, encontrando que aquellos que acostumbran ingerir una aspirina al día se encontraban menos expuestos a desarrollar esta condición.

Se trata de un espectro más amplio que el habitual, pero Lai señala que fue abordado de tal forma para reafirmar la efectividad del medicamento y la veracidad de los resultados.

 

Deja un comentario

Cerrar menú