¿Qué es un Golpe de Calor?

Se trata de un período prolongado en el que nuestra temperatura corporal se mantiene más elevada que su nivel habitual (de aproximadamente 36-37°C).

Puede deberse a:

  • Ola de calor.
  • Clima implacable.
  • Trabajo en un sitio con maquinarias.
  • Ropa gruesa de trabajo, entre otras causas.

Mientras que los síntomas de un golpe de calor varían entre:

  • Calambres.
  • Cansancio.
  • Dificultad para respirar, etc.

Frente a esta condición, y para intentar regular la temperatura, nuestro organismo pone en marcha todos sus mecanismos naturales, incluyendo la transpiración.

, lo que significa que muchas partes de nuestro cuerpo se deshidratan para favorecer la sudoración, perdiendo también sales minerales esenciales.

¿Cuáles son los síntomas?

Algunos son fáciles de identificar, e incluyen:

  • Calambres musculares (producto de la deshidratación)
  • Cansancio, debilidad, falta de energías o de “ganas”
  • Desorientación y falta de concentración
  • Dificultad para respirar y agitación
  • Dolor de cabeza (que se siente como una opresión o un peso sobre y en torno a la cabeza)
  • Falta de apetito
  • Irritabilidad
  • Irritación en la piel
  • Mareos
  • Orina insuficiente en relación a los líquidos consumidos
  • Piel seca y rasposa
  • Sed elevada
  • Sequedad en la boca
  • Sudoración profusa
  • Temperatura corporal elevada (que suele confundirse con fiebre)
  • Vértigo
  • Vómitos
  • En casos agudos: desmayos, convulsiones, delirios

Las personas mayores, los niños pequeños y quienes tengan su inmunidad reducida son más propensos a desarrollar esta condición.

Sin embargo, cualquiera puede sufrirla, incluso quienes estén al máximo de su condición física.

Por eso, es importante aprender a prevenir golpes de calor con soluciones simples: y evitando mantenernos al sol en los horarios más delicados, no realizar deportes ni actividades en ambientes calurosos, y asegurarnos de beber suficiente agua a lo largo del día, sin esperar a tener sed para hacerlo

Cómo combatir un golpe de calor

Procura mantenerte en sitios tan frescos y ventilados como puedas, y evita la exposición al sol y la realización de actividades en las horas de mayor temperatura, especialmente en verano.

Además, aplica estos consejos:

  • Bebe agua con jugo de limón y/o jugo de naranja, no menos de 2 litros a lo largo del día.
  • Come alimentos livianos, frescos y naturales, como frutas y vegetales.
  • Evita el consumo de alcohol y de bebidas azucaradas.
  • Humedece con agua fría tus pies, tobillos, manos, muñecas y nuca. Estas zonas regulan la temperatura de todo el cuerpo.
  • Humedece una toalla pequeña en agua fría, y úsala cubriendo tu nuca y hombros, o también tu cabeza y frente, dejándola “actuar” unos minutos antes de volver a ventilarla para enfriarla (al evaporarse el agua, se lleva consigo el calor de tu piel).
  • Mantén tus pies, manos y cabeza sin ropas o calzados siempre que puedas.
  • Date una ducha fría (sólo uno o dos minutos) para reducir el calor corporal.
  • Si tienes el cabello largo, recógelo para mantener tu nuca fresca.
  • Viste ropa de fibras naturales, holgadas y de colores claros.

 

¿Qué hacer si alguien presenta los síntomas?

Si notas que tú o una persona a tu alrededor puede estar sufriendo esta condición, desabrígalo, llévalo a la sombra o a un sitio fresco, y ofrécele agua fresca para beber.
No administres medicamentos antifebriles sin antes saber cuál es la causa, ni apliques cremas o productos en la piel.

 

Si los síntomas no ceden luego de estas atenciones, consulta a un médico para realizar un tratamiento para golpes de calor.

Y recuerda: antes que atender, siempre es mejor intentar prevenirlo actuando con responsabilidad.

Fuente:comohacerpara.com

Deja un comentario

Menú de cierre