Todos hemos tenido de ‘esos’ días en los que el nivel de trabajo no es proporcional a las ganas que tenemos de llevarlo a cabo. ¿Te está pasando ahora? .

Tranquilo.

A continuación, te damos  un par de recomendaciones para que termines de una vez por todas, con esos pendientes que solamente te traen ansiendad.

1. Recompénsate antes de empezar

La motivación es esencial a la hora de empezar una tarea.

Incrementa tu nivel de dopamina, regalándote un postre o dándote un par de minutos para ver un video que te interese (con par de minutos me refiero a máximo 10).

2. Organiza tu espacio de trabajo

Asegúrate de que tu lugar esté organizado antes de empezar cualquier tarea.

Si no es así, encárgate de limpiar ‘tu papelería’, de esta manera no tendrás pretextos para no concentrarte en terminar lo que empezaste.

3. Escucha música

Intenta relajarte para refrescar tu mente.

Escucha música clásica o jazz y si te es posible, abre la ventana para que corra aire fresco y tu cerebro trabaje mejor.

4. Empieza con poco

Divide tu tarea principal en pequeñas partes.

Esto no sólo te ayudará a trabajar mejor sino que también podrás medir tus resultados uno por uno.

Incluso, te motivará a empezar las otras tareas y así terminar el proyecto completo.

5. Hazlo con amigos

Incrementa tu motivación colaborando con otras personas.

¿Recuerdas de esos días en la escuela cuando hacías equipo con tus amigos?

Hazlo igual ahora que estás trabajando (claro, con gente que sí se esfuerce).

6. Imagina tu éxito

Cierra los ojos por unos minutos e imagínate llegando al éxito.

Estudios científicos probaron que esto aumenta tu motivación.

7. Sólo hazlo

Bien dice Nike “Just do it”.

Ignora todo lo que esté a tu alrededor y sólo ¡haz tu trabajo!

No olvides que empezar algo, significa ya ‘medio terminarlo’, así que deja de desperdiciar tu tiempo y concéntrate.

Movilízate lo antes posible y te darás cuenta que el inicio es mucho más fácil de lo que crees.

Deja un comentario

Cerrar menú