Los fraudes a los seguros siempre han existido .

Aunque hay personas que se especializan en ello, los que más afectan al sector son los fraudes cometidos por aquellos que solo buscan obtener un beneficio del seguro de manera deshonesta.

Por citar algunos ejemplos.

  • La persona que tiene su auto averiado con necesidad de traslado y que contrata una póliza de RCV con Servicio de Grúas para usar ese servicio y no pagarlo de su bolsillo.
  • El caso de esa persona que sabiendo que está enfermo o que requiere de alguna intervención quirúrgica se asegura mintiendo sobre su condición física o su estado actual de salud.

Sin embargo, esto es  algo muy común el día de hoy y que está afectando a todo el sector.

Sobre todo, a los asegurados honestos que si contratan sus pólizas como una previsión ante un hecho imprevisto.

En seguros,  en países que no tienen “Cultura de Seguros” como en Venezuela, existe algo que conocemos como anti selección de riesgos.

Sin duda, esto implica que las personas solo se aseguran contra hechos que ven como inminentes.

Es decir, algo que ya supone un reto, más si le sumamos lo que aquí llamamos “La Viveza del Venezolano” el riesgo moral.

El problema es de tal magnitud en el caso de los Seguros de Salud que se ha vuelto sistemático.

Incluso, involucra no solo a la persona que desea contratar un seguro con información falsa u inexacta para obtener un beneficio.

Sino que además, involucra a malos y deshonestos asesores de seguros.

Saben la condición de su cliente, más le  tramitan la póliza,llegando incluso a usar  la promesa de ayudarle a obtener el beneficio esperado tan solo por cerrar la venta y ganar así una comisión.

Pero ojo, esto no terminara allí.

No obstante, en muchos casos se requiere de la asistencia de un profesional de la salud.

Este mal llamado profesional de la salud, se presa a :

  • Tergiversar o alterar los estudios médicos.
  • Ocultar información en los informes médicos necesarios.

 ¿ Objetivo ?

Obtener el beneficio del seguro, bien sea por:

  • Reembolso.
  • Mediante el uso de cartas avales o claves de emergencias.

Por otra parte, es importante mencionar la marcada hiperinflación que nos afecta a todos.

Así mismo, el sector debe luchar contra:

  • La “Usura” de algunas clínicas.
  • Profesionales de la salud, quienes más allá de “Usureros”, llegan a comportarse como verdaderos “Chantajistas”,

ya que pretenden cobrar exorbitantes sumas de dinero por intervenciones cuyos costos son equivalentes al costo en otros países  – donde hay mayor carga impositiva claro .

A veces, incluso llegan a estar por encima de los costos de otras latitudes con mejores:

  • Instalaciones médicas.
  • servicios.
  • mayores garantías sanitarias.

En ocasiones,profesionales que ni siquiera viven en Venezuela y que solo vienen al país un par de veces a realizar intervenciones pretendiendo enriquecerse a costas del padecimiento de sus compatriotas.

En consecuencia, afectando  a los participantes del sector:

  • Asesores.
  • Proveedores.
  • Aseguradoras,

Y al eslabón más importante, el consumidor final o asegurado.

¿ Por qué ?

Por una razón muy sencilla.

La alta siniestralidad inducida por todos los factores expuestos anteriormente:

  • Anti selección de riesgos.
  • Riesgo moral (Viveza Venezolana).
  • Hiperinflación.
  • Usura (Chantaje médico).

En resumen,si bien el seguro tiene un gran componente social y que por principios busca la protección de un colectivo homogéneo, sigue siendo un negocio y debe ser sustentable en el tiempo.

Todo país que desee tener una economía fuerte y sana requiere tener un sector asegurador sólido.

Recuerdo cuando de niño detestaba cuando mi madre o cualquier adulto me decía no hagas esto o haz aquello y cuando preguntabas, ¿Por qué?.

Simplemente respondían porque si o porque no.

Bueno, hay cosas que simplemente deben hacerse porque si y otras que no deben hacerse porque no.

No se puede robar porque no, porque no es correcto y además es ilegal.

En un bus se debe ceder el puesto a un anciano, porque si, porque es lo correcto.

Así mismo, no se puede tomar un seguro usando información falsa porque está mal, es incorrecto y además,es un acto ilegal y nada ético.

La buena noticia es que las aseguradoras están tomando medidas.

Más rigor en:

  • Suscripción de riesgos.
  • Selección de sus agentes.
  • Ajuste de  baremos.
  • Creación de alianzas con profesionales y centros médicos consientes.

La mala noticia es que hasta que el sector sane, los asegurados deberán pagar primas más altas y tendrán beneficios más limitados.

“La avaricia es la madre de todos los males”.

Tomemos consciencia y construyamos con nuestra conducta un mejor país.

Autor: Marty Frederick Leal Carmona,Consultor – Asesor de Seguros.

+584122852431 & +584166321547, martyleal@gmail.com o leal.tuasesor@gmail.com

Presidente y CEO de Lemar Group Consulting, C.A.

Deja un comentario

Cerrar menú