Fraude, cómo prevenirlo a través de las redes sociales, ya que están tan extendidas, que más de 20 milllones de usuarios las utilizan y hablan abiertamente de sus vidas sin restricciones,  dando detalles que los delatan sin darse cuenta.

En los últimos años, observamos un marcado incremento de fraudes, circunstancia que ha puesto en estado de alerta a las aseguradoras.

Incluso, ha provocado la creación de departamentos antifraudes cada vez más sofisticados y dotados con mejores recursos.

Como se advierte, la lucha contra el fraude se ha convertido en uno de los objetivos prioritarios del sector asegurador.

Principalmente, por la pérdida o perjuicio económico que supone para las aseguradoras.

Al mismo tiempo, se procura generar conciencia social respecto de que un hecho fraudulento es un delito.

En efecto, la prevención del fraude se erige como una tarea central para las aseguradoras y de quienes colaboran con éstas en la selección de riesgos y gestión de siniestros.

La detección del fraude se convirtió en un “negocio” muy rentable para las aseguradoras.

Así, en España, UNESPA (Asociación Empresarial del Seguro) sostiene que en 2015, las empresas aseguradoras estimaron que un 1,22% de los reclamos recibidos fueron fraudulentos.

AL mismo tiempo, lo que suma 306.000 reclamaciones falsas en 2015.

Los intentos de fraude al seguro tuvieron un impacto de 550 millones de euros solo en 2015.

Así se desprende de  los cálculos de las aseguradoras, a raíz de un sondeo elaborado por la mencionada UNESPA.

Algunos casos típicos de fraudes contra las compañías de seguros son:

  • El auto-robo de vehículos o de partes.
  • La destrucción intencional de bienes o de partes.
  • intentar asegurar bienes ya siniestrados.
  • Denunciar pérdidas y/o daños inexistentes.
  • Brindar datos falsos o fingir lesiones, entre otros.

El combate al fraude es esencial para disminuir la siniestralidad.

En efecto, dicha contingencia perjudica, primero, a la aseguradora que debe pagar lo que no corresponde y, luego, al mercado en su conjunto.

En realidad, el aumento masivo de la incidencia, tarde o temprano, afectará la prima del seguro para todos los asegurados.

Las variadas herramientas utilizadas para paliar la situación

Para la detección de fraudes, las aseguradoras se nutren de importantes y variados elementos.

En este orden, podemos observar como actitudes defensivas de las asguradoras:

  • Utilización de herramientas tecnológicas.
  • Cruce de datos.
  • Colaboración entre pares.

En Argentina, también se destaca la preocupación y la intervención del Estado mediante la Superintendencia de Seguros de la Nación (SSN).

¿ Cómo ?

A través del dictado de la Resolución N° 38.477 (año 2014) que contiene normas sobre:

  • Políticas.
  • Procedimientos.
  • Controles internos para combatir el fraude.

Se ha creado la Coordinación Antifraude de Seguros, cuyo objetivo es coordinar mancomunadamente esfuerzos provenientes de los sectores públicos y privados para combatir el fraude.

En la propia página web de la SSN, existe un formulario dirigido al público en general .

El objetivo es que toda persona que conociere sobre la existencia de algún caso de fraude a compañías de seguros, cuente con un medio apto para realizar la denuncia correspondiente.

Otra herramienta muy interesante y útil ha sido creada por la organización “Cesvi Argentina”.

Se trata del Sistema Orion, un software diseñado específicamente, que permite el cruce de datos entre las aseguradoras adheridas a dicha organización.

Por otra parte, las redes sociales se han convertido en un nuevo canal de venta, comunicación y atención al cliente en el sector asegurador.

A pesar de las reticencias iniciales de algunas aseguradoras, en 2014 (en España) más del 70% contaban con perfiles en las principales redes sociales, como Twitter y Facebook.

El 78% de las aseguradoras que están en el top ten en América latina utilizan -al menos- una red social.

Las más populares son:

  • Facebook.
  • Twitter.
  • Google+.
  • LinkedIn.
  •  YouTube.

En este sentido, la industria aseguradora tiene alrededor de 20 millones de usuarios y las oportunidades de crecimiento son aún muy grandes.

Estos datos se desprenden del estudio realizado por Celent en enero de 2016.

En América latina, el potencial es grande, si se considera que el tiempo que los consumidores destinan a redes sociales sigue en franco ascenso.

Ahora bien, cabe advertir que Internet y las redes sociales, también se consolidan como instrumentos muy eficaces para las aseguradoras a la hora de detectar engaños.

Quizás, por la conducta de ciertos usuarios de estas redes, quienes pugnan por comunicar y –a veces- dar  publicidad de modo constante, fotos y videos.

Aquí muestran variados acontecimientos de su vida diaria.

Además, las personas utilizan las redes justamente para socializar.

Se trata de fenómenos de gran recepción en la vida de gran parte de las personas.

Por otro lado, permiten la vinculación e interacción sin necesidad de la presencia física.

Estas herramientas de comunicación son aliadas para la investigación de posibles fraudes en seguros.nte

Con información de Inese

Deja un comentario

Menú de cierre