Estrés laboral, cómo controlarlo en forma efectiva, es una preocupación muy común que padecen la gran mayoría de los empleados de una organización.

El Síndrome del Agotamiento cuesta a las empresas unos 300 billones de dólares de pérdidas.

¿Cómo lograr el anhelado balance?
En diferentes ediciones de este espacio hemos hablado de la importancia de identificar, retener y potenciar al talento, independientemente de su género.Sin embargo, hay un factor clave para que el esfuerzo de los ejecutivos y ejecutivas sea exitoso y realmente puedan aportar a las empresas:

El balance entre vida personal y desarrollo profesional.

Balance vs Síndrome de Agotamiento

Comencemos por compartir definiciones.

De acuerdo con la Real Academia de la Lengua Española, el equilibrio es colocar un peso igual al otro y contrarrestarlo.

Una segunda acepción, significa ecuanimidad, mesura, sensatez en los actos y juicios.

Trasladando esto al contexto empresarial, alcanzar el balance se convierte en una tarea clave.

Sin duda, de las primeras que debemos resolver como individuos.

En este punto, es importante mencionar que si bien las mujeres parecieran tener un reto mayor debido a las responsabilidades adicionales en el hogar, este fenómeno es compartido.

Por qué ?

Por que, siendo ejecutivo o ejecutiva, experimentamos igualmente:

  • Fatiga física.
  • Cansancio emocional.

Ademas, muchas otras situaciones que suelen afectar nuestro desempeño y que tienen su origen en la falta de equilibrio.

Entonces, es tiempo de preguntarnos:

¿Cuál es el contrapeso a nuestras actividades profesionales?

¿Estamos alimentando realmente el lado personal?

Cifras de diferentes estudios e investigaciones arrojan que, en la actualidad, uno de los principales males que viven las organizaciones, es el Síndrome de Agotamiento Profesional.

También conocido en inglés como Burnout.

No obstante, es la respuesta a un estrés prolongado en el trabajo y que se refleja como:

  • Fatiga crónica.
  • Ineficiencia.
  • Negación de lo que nos ocurre.

La falta de balance que nos lleva al Burnout cuesta millones de dólares a las empresas.

El Instituto Americano del Estrés (AIS, American Institute of Stress) señaló:

Este fenómeno impacta en 300 billones de dólares de pérdidas anuales para las compañías.

Sin duda, una cifra relevante que tanto ejecutivos como organizaciones podemos combatir.

¿Qué podemos hacer para equilibrarnos?

Fomentar el equilibrio entre nuestras actividades profesionales y personales es una tarea conjunta entre empresa e individuos.

En la actualidad, vemos cada vez más compañías interesadas en ofrecer valor agregado a los colaboradores, a través de crear esquemas que faciliten el manejo del tiempo y permitan el balance idóneo para los ejecutivos.

En el ámbito de las mujeres y los hombres, compartimos tres puntos clave que surgieron como parte de lo trabajos que hemos realizado en la red de talento Wo/Men[In]:

1. Aprender a delegar

Asegúrate de sumar talento y de integrar un equipo sólido enfocado en resultados, en el que te apoyes.

El liderazgo también se refleja en el nivel de confianza en nuestros colaboradores.

Sobre todo, en el hecho de que ellos puedan realizar proyectos por su cuenta, aún cuando uno no esté.

Hazlos parte de tus tareas y coordina las actividades.

Recuerda que mientras más se crece en una organización, menos se ejecuta y más estratégicos nos volvemos.

2. Saber decir que no

En muchas ocasiones, con el objetivo de continuar desarrollándonos y mostrar la efectividad de nuestros resultados, solemos decir que sí a todas las peticiones que nos hacen.

Sin embargo, para mantener el balance y un manejo adecuado del tiempo, es fundamental elegir y aprender a decir que no.

Incluso, sin miedo, sino dando una alternativa para que las cosas sucedan.

Ser más selectivo con nuestras actividades, personales y profesionales, nos brindará mayor tranquilidad.

3. Contar con una red de apoyo

Tener el apoyo de familia, amigos y colegas, facilita la realización de nuestras actividades.

Ya sea para solventar emergencias o imprevistos, o para situaciones cotidianas, es importante tener identificadas a las personas que nos pueden ayudar.

Pedir asistencia y reconocer que requerimos de los demás, siempre es válido.

En conclusión, estos tres sencillos pasos nos encaminan a disminuir nuestro estrés laboral y a dedicar el tiempo necesario para nuestro desarrollo como individuos y como ejecutivos, alcanzando así mejores resultados en todos los ámbitos.

Autora: Ángeles Madrigal, Directora General de Strategic Talent

Opt In Image
Suscríbete gratis a nuestro boletín
Le enviaremos información semanal relevante en materia de Seguros, Economía, y otras áreas de su interés, para mantenerlo al día del acontecer diario.

¿Cuál es tu opinión?

Deja tus comentarios

Please enter your comment!
Please enter your name here