El recrudecimiento de las protestas en Venezuela, en medio de una grave crisis política e institucional puede empeorar todas las previsiones económicas para el país.

Protesta-Represion-Abril-6-11Según los analistas de FocusEconomics, a finales de 2017,  vaticinan:

El PIB del país caerá un 6.8%, 0.7 puntos peor de lo previsto el mes anterior.

En consecuencia, alargando así una recesión que no parece terminar.

Según el FocusEconomics Consensus Forecast LatinFocus, se espera que:
  • El PIB del país siga cayendo dos años más (-1.9% y -0.3% en 2018 y 2019, respectivamente).
  • Empiece a recuperarse a partir de 2020, siempre que la situación del país logre estabilizarse.
  • Este año, el desempleo llegará al 11% de la población.
  • El déficit fiscal del Gobierno alcanzará un 16%, similar al del año pasado.

Sin duda, esto llevará la deuda pública total al 95%, de acuerdo a los patrones vistos en los seis primeros meses de 2017.

Al mismo tiempo, los expertos esperan que la inflación siga aumentando hasta tocar:
  • 933.5% anual.
  • 20% de alza mensual.

Como resultado, el tipo de cambio del bolívar en el mercado negro caerá cerca de un 50% en los próximos seis meses y cerrará el año cerca de los 15,976 bolívares por dólar.

En 2018, los analistas calculan que la situación será aún peor y el bolívar se hundirá hasta los 36,322 por billete estadounidense.

Las reservas internacionales, por su parte, caerán en 4,000 millones, a 7,500 millones de dólares, suficientes para cubrir apenas cuatro meses y medio de importaciones.

Cayó producción petroleraEstos datos negativos, se conocen después de que la OPEP anunciara que la producción de petróleo venezolano cayó:
  • En junio 33 millones de barriles por día (bpd) frente a mayo.
  • Un total de 227 bpd menos que a finales de 2016.

La falta de divisas ha obligado al Gobierno de Nicolás Maduro a restringir las importaciones de productos básicos -que cayeron un 43.3% en 2016.

En resumen, lo que ha provocado los grandes problemas de:
  • Desabastecimiento.
  • Escasez.

En efecto, que han alimentado las protestas opositoras de los últimos meses.