Dormir bien es fundamental para una vida saludable, por supuesto, sumado al ejercicio y a una alimentación adecuada.

Lo importante es el número de horas que se le dediquen al sueño y no es bueno, ni muy pocas ni muchas.

“El problema general es que vivimos en una sociedad privada de sueño a la que siempre se aconseja la necesidad de dormir lo suficiente, pero ahora también hay que prestar atención a si se duerme más de lo normal”, dice el doctor Alberto Ramos, neurólogo, profesor asistente de neurología y codirector del Programa de Desórdenes del Sueño, del Departamento de Neurología de University of Miami Miller School of Medicine y miembro de la American Academy of Neurology.

De 7 a 8 horas de sueño al día se considera lo más saludable. Más de 8 podría implicar mayor riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular. El neurólogo se basa en el estudio publicado en el número de febrero de Neurology, en Internet, la revista de la American Academy of Neurology.

El estudio encontró que la gente que duerme más de ocho horas en la noche, son un 46 por ciento más propensas a tener un accidente cerebral, que aquellas personas que duermen de seis a ocho horas, que es considerado el tiempo promedio.

“Pensamos que principalmente el riesgo está en un cambio repentino en el patrón del sueño a dormir más horas de las acostumbradas. Puede ser como una señal, un síntoma de una enfermedad más complicada”, explica el neurólogo.

Para una persona entre los 30 o 40 años de edad que ha dormido más de 8 horas toda su vida ese es el patrón normal y no implica riesgo. El mayor efecto podría estar a partir de los 63 años. La advertencia incluye especialmente a personas entre 60 y 70 años que dormían de 6 a 7 horas en la noche y, de repente, empiezan a dormir 8, 9 o incluso 10 horas.

“Habría que explorar el porqué la persona está durmiendo más, buscar las causas”, aconseja el médico.

El estudio, realizado por Yue Leng, M. Phil, de University of Cambridge, en el Reino Unido incluyó 9,692 personas de una edad promedio de 62 años que nunca habían sufrido un problema cerebrovascular.

A los participantes se les preguntó acerca de sus hábitos de sueño en un comienzo y luego cuatro años más tarde. Estas personas fueron seguidas por un promedio de 9 años y medio. Durante ese período, 346 personas de las participantes en el estudio sufrieron un derrame.

De las 986 personas que dormían más de ocho horas en la noche, 52 tuvieron un derrame, comparado con 211 de 6,684 de personas que dormían el promedio normal.

La relación entre sueño prolongado y un ataque cerebral permaneció igual después de que los investigadores tuvieron en cuenta factores como colesterol alto, presión elevada, índice de masa corporal y actividad física.

“No sabemos todavía si el sueño prolongado es causa, consecuencia o un indicio temprano de una enfermedad”, destacó Yue Leng, M.Phil, de University of Cambridge, en el Reino Unido.

“Se necesitan más investigaciones para entender la relación entre sueño prolongado y derrame cerebral”, agregó la investigadora.

El estudio fue patrocinado por el Medical Research Council y el Cancer Research del Reino Unido.

 

Opt In Image
Suscríbete gratis a nuestro boletín
Le enviaremos información semanal relevante en materia de Seguros, Economía, y otras áreas de su interés, para mantenerlo al día del acontecer diario.

¿Cuál es tu opinión?

Deja tus comentarios

Please enter your comment!
Please enter your name here