La gama de opciones que ofrece el mercado es tan amplia y diversa que la elección del mejor seguro puede convertirse en una tarea ardua.

Entre los errores más comunes que se suelen cometer se encuentra el de tomar la decisión basándose únicamente en el precio. Generalmente, cuanto menor sea la cobertura, menor será el costo.

Hay que fijarse bien en qué garantías incluye tu póliza.Mas detalle. Solo así evitará disgustos en el futuro, cuando necesite usar algún servicio de su seguro y compruebe que sus coberturas son mínimas y que no cubren prácticamente ningún siniestro.

Además, en la actualidad, optar por seguros más baratos no tiene que suponer renunciar a una buena protección.

También es posible cometer el error contrario: contratar un exceso de coberturas, algunas de ellas innecesarias, que encarecen sensiblemente el precio de la póliza. Analice bien su perfil y sus necesidades y descarte aquellas coberturas que no considere fundamentales.

Algunas aseguradoras comercializan seguros modulares que permiten construir la póliza a su medida, incluyendo solo aquellas coberturas que necesite. Le permiten personalizar tu seguro para adaptarlo a tus necesidades.

En este punto, otro error que se suele cometer es obviar muchas de las opciones que te ofrece el mercado y, en caso de renovación, no intentar mejorar las prestaciones de su póliza y volver a renovar con su compañía. Lo ideal es que compare las pólizas y coberturas que le ofrecen las diferentes compañías. Para evitar tener que ir de compañía en compañía, tiene a su disposición los comparadores de seguros o los cotizadores online.

 

Deja un comentario

Cerrar menú