Poder adquisitivo no mejorará con el nuevo aumento salarial, ya que se repite el mismo escenario de aumentos anteriores que no han resuelto el problema.

El presidente de la Confederación Venezolana de Industriales (Conindustria), Juan Pablo Olalquiaga, aseguró:

En efecto,  el aumento del salario mínimo no solo es una muestra del “empobrecimiento” de la nación.

También, pone en riesgo la estabilidad de más del 40 % de las empresas.

El salario mínimo de los trabajadores pasó de 65.021 bolívares a 97.531 bolívares.

Es decir,equivale a  unos 37 dólares a la tasa de cambio oficial más alta (2.640 bolívares por dólar).

Incluso, con una subida del 50 % decretada ayer por el presidente Nicolás Maduro, el tercer aumento en lo que va de año.

En una entrevista con Unión Radio, Olalquiaga opinó:

El hecho de que hayan “tantos aumentos de salario mínimo seguidos, es una manifestación muy clara del empobrecimiento por el cual se viene pasando”.

El empresario indicó que aunque hay un incremento nominal en el salario, “el poder adquisitivo ha venido cayendo de una manera dramática”.

Como resultado, el ajuste no mejora la calidad de vida de los trabajadores frente a la crisis.

Hoy en día, el salario mínimo es una fracción de lo que solía ser unos años atrás.

Sin embargo, persiste la dificultad que tienen las empresas para poder pagarlo.

Por qué ?

Porque sus niveles de operación están muy bajos.

Las empresas están trabajando a un 32 % de su nivel histórico”, dijo.

La economía del país está,  “en un ciclo continuo de empobrecimiento y disminución de la actividad económica”.

Un estudio de Conindustrias indicó :

“El 44 % de la empresas respondió que de continuar el entorno actual ,no van a sobrevivir dentro de los próximos dos años”.

Solo en lo que va de 2017, con tres ajustes decretados por el jefe de Estado el salario mínimo ha experimentado:

  • Una subida del 360 %.
  • Más del 1.000 % desde enero de 2016, cuando el sueldo de un trabajador era de 9.648 bolívares al mes.

Los venezolanos reciben además, un bono obligatorio de alimentación.

Asimismo, con el nuevo pasó  de 135.000 bolívares a 153.000 bolívares.

En consecuencia, el ingreso mínimo legal de los trabajadores pasó a ser de 250.531 bolívares por mes.

Venezuela experimenta:
  • Una de las peores crisis económicas de toda su historia.
  • Elevadísimos niveles de desabastecimiento y de escasez.

No obstante, el Gobierno ha mantenido oculto los datos de inflación.

Sin embargo, los economistas estiman que el indicador podría romper el techo de los tres dígitos.

Así las cosas, pese a los frecuentes aumentos del salario mínimo, el ingreso promedio de un trabajador son insuficientes para cubrir el costo de la canasta básica actual:

  • Un kilo de carne cuesta alrededor de los 18.000 bolívares.
  • Café 20.000 bolívares.
  • Queso 15.000 bolívares.
  • Azúcar 20.000 bolívares.

¿Cuál es tu opinión?

Deja un comentario

Menú de cierre