Introducción

El Contrato de Seguro como convención o pacto resultante de aquella operación de la actividad aseguradora celebrada entre una Empresa de Seguros (parte que asume los riesgos), y un Tomador (parte que obrando por cuenta propia o ajena), traslada sus riesgos; necesita de ciertos conocimientos que permitan a las partes actuar en consecuencia con las disposiciones legales que lo regulan.

Para ello, nos permitimos tomar en cuenta las siguientes consideraciones: Definición del Contrato de Seguro, Características, Requisitos, Partes del contrato, Su objeto, Obligaciones de las partes, Perfeccionamiento, Modificación, Duración, prórroga y terminación, Nulidad.

Definición del Contrato de Seguro

Según el Decreto Ley del Contrato de Seguro. DLCS. Art.5. “El contrato de seguro es aquél en virtud del cual una empresa de seguros, a cambio de una prima, asume las consecuencias de riesgos ajenos, que no se produzcan por acontecimientos que dependan enteramente de la voluntad del beneficiario,…”

Características del Contrato de Seguro

Para profundizar en la definición del contrato de seguro se hace necesario determinar sus características. El Artículo 6 (DLCS) dice: El seguro es un contrato consensual, bilateral, oneroso, aleatorio, de buena fe y de ejecución sucesiva. Expliquemos cada una de esas características:

  • Consensual: porque se perfecciona con el simple consentimiento de las partes. (Art. 14). Ejemplo: La simple aceptación de la solicitud por parte del interesado.
  • Bilateral: por cuanto los contratantes se obligan a efectuar prestaciones recíprocas. Una parte se obliga a indemnizar y la otra se obliga a pagar la prima ( 5).

El Artículo 1.134 del Código Civil considera que el contrato es bilateral “cuando se obligan recíprocamente”. Ejemplo: el arrendamiento de una vivienda o de un local comercial.

  • Oneroso: el Art. 1.135 del Código Civil manifiesta que “el contrato es a título ONEROSO cuando cada una de las partes trata de procurarse una ventaja mediante un equivalente”.

Las ventajas de cada una de las partes en el contrato de seguros son muy evidentes. Una parte recibe la prima (al aceptar la transferencia del riesgo, el cual es posible sobrevenga, pero no seguro); y la otra parte recibirá su parte “equivalente” (indemnización), si el riesgo llega a materializarse. Ejemplo: Cuando una persona asegura su vehículo tiene la obligación de pagar el monto de la prima y si el vehículo es robado, la empresa de seguro está obligada al pago total del valor del mismo.

  • Aleatorio: significa “dependiente de algún suceso fortuito”. En el Art. 5, al decir “que no se produzcan por acontecimientos que dependan enteramente de la voluntad del beneficiario”, establece la condición “aleatoria”.

El Art. 1.136 del Código Civil, también considera a un contrato como aleatorio cuando “la ventaja depende de un hecho casual”.

Por lo tanto, se concluye que la incerteza es la esencia de todos los riesgos que se aseguran, lo que significa que el contrato de seguros es aleatorio.

Ejemplo: Una persona asegura sus bienes contra la posibilidad de que los mismos pueden ser afectados a causa de un incendio, sin tener la certeza de cuándo y cómo el incendio puede ocurrir y cuánto pueden ser los daños.

  • De Buena Fe: principio básico y característico de todos los contratos que obligan a las partes a actuar entre sí con la máxima honestidad, no interpretando arbitrariamente el sentido recto de los términos recogidos en su acuerdo, ni limitando o exagerando los efectos que naturalmente se derivarán del modo en que los contratantes hayan expresado su voluntad y contraído sus obligaciones.

Ejemplo: Al una persona solicitar una póliza deberá informar todas las condiciones sobre el bien a asegurar con la mayor sinceridad, sin ocultaciones, para que la empresa aseguradora pueda determinar los riesgos que son asumibles.

  • De Ejecución Sucesiva: por cuanto “Salvo pacto en contrario, el contrato se prorrogará tácitamente una o más veces, incluso por cláusulas convencionales, pero cada prórroga tácita no podrá exceder de un (1) año. Queda entendido que la renovación no implica un nuevo contrato, sino la prórroga del anterior” (DLCS. Art. 51).

Ejemplo: Al contratar la póliza la empresa aseguradora se compromete a renovarlo automáticamente cada período de tiempo.

Requisitos del contrato de seguro. DLCS, Art.9.

  1. No pueden contener cláusulas abusivas o tener carácter lesivo para los Tomadores, Asegurados o

   Beneficiarios.

  1. Redactado en forma clara y precisa.
  2. Destacando las cláusulas que contengan la cobertura básica y las exclusiones.
  3. Autorizado por la Superintendencia de Seguros.

Partes del Contrato de Seguro. DLCS Arts. 7 y 8 (DLCS)

Al estudiar los Artículos 7 y 8 del Decreto Ley del Contrato de Seguro (DLCS) se establece quienes pueden ser partes del contrato de seguro:

  • La Empresa de Seguros, quien asume el riesgo.
  • El Tomador, quien obrando por cuenta propia o ajena traslada los riesgos.
  • El Asegurado, persona que en sí misma, en sus bienes o en sus intereses económicos está expuesta al riesgo.
  • El Beneficiario, aquél en cuyo favor se ha establecido la indemnización que pagará la empresa de seguros.

Observación: El tomador, el asegurado y el beneficiario pueden ser o no la misma persona. Ejemplo: Un Ejecutivo de ventas contrata una póliza de seguro de Hospitalización y Cirugía (es el Tomador), para garantizar los gastos derivados de las alteraciones de su salud (es el asegurado); estando fuera de los límites territoriales es intervenido en una clínica, cancela todos los gastos y recibe de la empresa aseguradora el reembolso de los mismos (como beneficiario).

Objeto del Contrato de Seguro. DLCS. Art. 10.

El contrato de seguro puede cubrir (asumir) toda clase de riesgos si existe interés asegurable; salvo prohibición expresa de la ley (como por ejemplo los bienes adquiridos ilícitamente).

Este artículo condiciona el asumir los riesgo (por parte de la empresa de seguros) en que debe existir interés asegurable.

Causa del Contrato de Seguro. DLCS. Art.11.

“Todo interés legítimo en la no materialización de un riesgo, que sea susceptible de valoración económica, puede ser causa de un contrato de seguros”.Este artículo, además de complementar el concepto de interés asegurable, establece que ese interés legítimo en la no materialización de un riesgo (o sea que no se manifieste por medio de un siniestro), puede ser causa de un contrato de seguro.

¿Cuál es el pacto en el contrato de seguro?

En el contrato de seguros el pacto es, que la empresa de seguros (una parte) se compromete a indemnizar, dentro de los límites pautados, el daño producido al tomador, al asegurado o al beneficiario, o a pagar un capital o una renta u otras prestaciones convenidas, todo subordinado a la ocurrencia de un evento denominado siniestro, cubierto por la póliza”.

Autor: Prof. Elías Muñoz

Deja un comentario

Menú de cierre