Drones,seguros que se adapten a esta nueva tecnología que cada día aumenta pero que enfrenta nuevos retos para el asegurador pues las estadísticas son pocas.

A raíz del informe de ALLIANZ GLOBAL CORPORATE & SPECIALTY (AGCS) titulado
La rebelión de los aviones no tripulados”.

La gestión de los riesgos únicos asociados con sistemas aéreos no tripulados.

Hablamos con David Garrido, Head of Aviation Underwriting, sobre el uso de drones en el sector asegurador.

Una cuestión que, a su juicio, “es un desafío y se necesitará capital suficiente para hacer frente a importantes cifras de exposición retenida.

Sobre todo, en unas primeras etapas de poco encaje de primas, que pueden no ser suficientes para afrontar la siniestralidad.

Sólo los grandes jugadores del sector estarán en disposición de dar una solución aseguradora”.

Sin embargo, confirma un dato que se expone en el informe:

“Se espera que a nivel mundial [estos seguros] alcancen los 1.000 millones de dólares en primas en 2020”.

Datos actuariales insuficientes

Garrido reconoce asimismo, que la cobertura de daños propios es la que más desafíos implica en su diseño.

En consecuencia,“dado el riesgo moral que implica” y sobre la información para la tarifación de precios.

Además, afirma que  “los datos actuariales disponibles no son suficientes para que por sí solos soporten un modelo sólido de tarifación”.

Como resultado, se podrá dar una respuesta satisfactoria combinada.

En conclusión,“con estudios de inferencia sobre comportamiento futuro de desarrollo tecnológico y mercado, y el estudio de escenarios de situaciones de máxima catástrofe”.

Que pasa en Venezuela

En nuestro país, hay muy poca experiencia sobre el tema.

Precisamente hoy, se visitó a una aseguradora, pues uno de nuestros visitantes de la página hizo una pregunta al respecto.

La respuesta fue que como se está manejando como riesgo de aviación y existe poca demanda  y experiencia , se está haciendo a través del reaseguro.

La información que disponemos, es que el uso de los drones está orientado hacia fines generalmente de recreo.

Son muy pocos, los que le están dando un uso profesional.

Tal es el caso de un ingeniero que nos hizo la consulta,que lo usa con fines topográfico y afines, en el desarrollo de su profesión.

El INAC(Instituto de Aeronáutica Civil), lleva un registro para otorgar el permiso y según nuestras fuentes, exige una póliza de responsabilidad civil.

Deja un comentario

Menú de cierre