C. Nuestro Código de Comercio, en su Artículo 9 afirma: “Las costumbres mercantiles suplen el silencio de la Ley cuando los hechos que las constituyen son uniformes, públicos, generalmente ejecutados en la República o en una determinada localidad y reiterados por un largo espacio de tiempo que apreciarán prudencialmente los Jueces de Comercio”.
Me permito subrayar el final de este artículo en consideración de lo que aseguran, según la Encilopedia Jurídica Opus, los autores Pachioni y Maine, quienes declaran que allí (Artículo 9 del C.Co) la costumbre no es una verdadera fuente del derecho, sino que en realidad es la decisión del magistrado (en nuestro caso concreto, la decisión del Juez Mercantil).

C. El Código Civil venezolano asienta: “Las leyes no pueden derogarse sino por otras leyes; y no vale alegar contra su observancia el desuso, ni la costumbre o práctica en contrario, por antiguos y universales que sean”. Art. 7.

D. La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, en su Artículo 218 expresa: “Las leyes sólo se derogan por otras leyes, y podrán ser reformadas total o parcialmente. La ley que sea objeto de reforma parcial se publicará en un solo texto que incorpore las modificaciones aprobadas”

Aplicación indebida de la frase Uso y Costumbre en el Seguro
En este escrito trato de demostrar la aplicación indebida de la frase “uso y costumbre”, cuando se intenta justificar ciertas desviaciones de criterios en algunas de las prácticas del seguro.

• Con respecto a la aceptación (suscripción) de ciertos riesgos.
Es muy común el escuchar la siguiente expresión: “todo riesgo es asegurable”. Si leemos el final de la primera parte de Artículo 30 del Decreto Ley del Contrato de Seguro, nos encontraremos con la siguiente aseveración: Los hechos ciertos, salvo la muerte y los físicamente imposibles, no constituyen riesgo y son inasegurables.

Así queda demostrado que todo riesgo no necesariamente puede ser asegurado.

Otras personas, mal aplicando el concepto de uso y costumbre, consideran que las empresas de seguros están obligadas a aceptar cualquier riesgo. La aplicación indebida de esa expresión queda demostrada al leer el Artículo 46 del mismo Decreto el cual dice: La empresa de seguros puede asumir todos, algunos o parte de los riesgos a que esté expuesta la persona o el bien asegurado, según el tipo de contrato.

Cuando el legislador utiliza en este artículo el verbo “poder” está indicando la libertad que tiene el asegurador de seleccionar los riesgos de acuerdo a su “criterio”. Criterio que estará basado en el conocimiento de los riesgos, su naturaleza, sus cualidades y su legitimidad para aceptarlos o no.

• Con respecto al tratamiento del siniestro.
Algunas tomadores de pólizas, asegurados, beneficiarios, intermediarios y hasta empleados de las mismas empresas aseguradoras piensan, creen y juran que el haber otorgado, la empresa aseguradora, la Póliza de Casco de Vehículos Terrestres de Cobertura Amplia, el vehículo está asegurado a todo riesgo; y mal aplican el concepto del “uso y costumbre” aseverando que la empresa debe y tiene que indemnizar todo daño que sufra el vehículo en cuestión, incluyendo por ejemplo daños maliciosos.
El tomador, el asegurado, el beneficiario, el intermediario, el personal de la empresa aseguradora, debe y tiene que leer la cláusula de las Condiciones Generales de la Póliza de Seguro de Casco de Vehículos Terrestres Cobertura Amplia donde se excluye (la empresa no asume) el riesgo de daños maliciosos. Por lo tanto esta empresa de seguros no está obligada, por ningún “uso y costumbre” que pueda haber en el mercado asegurador, a indemnizar un siniestro causado por un riesgo excluido expresamente en su contrato de seguro.

• Con respecto al PAGO EX – GRATIA (Pago comercial)
Según el Léxico de Seguro: “Se da este nombre al pago que efectúa la Compañía Aseguradora sin tener responsabilidad legal alguna de indemnizar una pérdida. Generalmente se trata de pérdidas relativamente pequeñas, que no afectan mayormente el fondo común formado por aportaciones que representen las primas”.
El hecho de que en algunos momentos los aseguradores apliquen el pago ex – gratia no significa que es su obligación hacerlo con todos los siniestros.
Para corroborar lo dicho anteriormente, veamos el contenido del Artículo 38 del Decreto Ley del Contrato de Seguro que textualmente dice: “A los efectos de este Decreto ley se entiende por indemnización la suma que debe pagar la empresa de seguros en caso de que ocurra el siniestro y la prestación a la que está obligada en los seguros de vida”.

Conclusión
Recordemos los puntos 3 y 4 de los conceptos y sentencias determinadas por leyes internacionales:
–  La costumbre en ningún caso tiene fuerza contra la ley, no la puede contrariar ni derogar.
–  El uso o la costumbre se tendrán en cuenta para interpretar las ambigüedades de los contratos, supliendo en éstos la omisión de cláusula que de ordinario suelen establecer.

Si analizamos con criterio los artículos de las distintas leyes reflejados en este artículo, llegaremos a la siguiente conclusión.
1. Ninguno de los “usos y costumbre” (mal utilizados) descritos anteriormente tienen fuerza contra la ley y no pueden contrariarla ni derogarla.
2. No hay ambigüedad en los contratos cuando se determinan por sus nombres los riesgos que la empresa de seguros asume o excluye.
3. “Las leyes sólo se derogan por otras leyes, y podrán ser reformadas total o parcialmente. La ley que sea objeto de reforma parcial se publicará en un solo texto que incorpore las modificaciones aprobadas” (Art. 218 CRBV)

Por lo tanto, hacer valer como “criterio” esos argumentos como si fuesen en realidad “uso y costumbre” es incumplir preceptos legales y perjudican la sana administración de la empresa aseguradora.

“Lo que es correcto es correcto, aunque nadie lo esté haciendo.
Lo que es errado es errado, aunque todo el mundo lo esté haciendo”.
Mensaje anónimo
(Tomado del libro Un cuento de negocios, de Marianne M. Jennings, Grupo Editorial Norma, 2004).

Bibliografía consultada:
• Código Civil de Venezuela
• Código de Comercio de Venezuela
• Constitución de la República .Bolivariana de Venezuela
• Editorial Lex Nova. Las Siete Partidas.
Nota: El “Código de las Siete Partidas”, uno de los más célebres del mundo, fue redactado durante el
reinado de Alfonso X el Sabio, comenzado a escribir en 1256.
Para los historiadores, se trata de uno de los llamados códigos universales, una obra que abarca todas
las ramas del Derecho desde un punto de vista legal, práctico y doctrinal.
El texto contiene un prólogo y siete partidas, divididas en 182 artículos, en total 2.892 leyes y reglas
que regulan el sistema de fuentes (ley, uso, costumbre y fuero) y el Derecho eclesiástico, político,
administrativo, procesal, civil, mercantil, matrimonial y penal.
• Enciclopedia Jurídica Opus.
• Enciclopedia Salvat
• Enciclopedia Wikipedia.
• Decreto Ley del Contrato de Seguro. 2001.
• Marianne M. Jennings, Un cuento de negocios, Grupo Editorial Norma, 2004
• Olga de La Campa, Léxico de Seguro, 5ª Edición Aniversaria

Autor:Prof. Elías Muñoz

¿Cuál es tu opinión?

Deja un comentario

Menú de cierre