La tendencia en la región se contrapone a la evolución observada a nivel global.

Y donde las insolvencias empresariales se redujeron un 2% en 2016.

Sin embargo, este año, podrían aumentar un 1%.

“La tendencia decreciente de las insolvencias a nivel global está llegando a su fin”.

Así lo indica Ludovic Subran, economista jefe en EULER HERMES.

“Esto sucede porque el crecimiento mundial no está acelerando y se mantendrá por debajo del 3% en los próximos años.

Por lo tanto, las empresas son más vulnerables a los impactos externos”, comenta.

El informe de la aseguradora concreta que las insolvencias en Brasil seguirán aumentando en 2017

(+15%), aunque a un ritmo más moderado que en 2016 (+ 24%).

“El país está configurado para salir de la recesión solo gradualmente en 2017.

Además, con un PIB que crece a un ritmo muy marginal (+0,6%)”, se detalla:

  • Pequeñas empresas (+25% en insolvencias en 2016).
  • Medianas (+ 7%).
  • Grandes corporaciones (+18%), más expuestas al comercio internacional.

Como resultado, continuará sintiendo los efectos de las crisis anteriores (caída del PIB del 3,8% en 2015 y del 3,5% en 2016).