Continuidad del negocio,como manejarla, es una habilidad que requiere planificación y visión de futuro para hacerle frente a eventos naturales generalmente de carácter catrastrófico.

Definición

La gestión de la continuidad del negocio (GCN) es un proceso de gestión que identifica los impactos potenciales que amenazan una organización.

Ademas, proporciona un marco para aumentar la resiliencia y la capacidad para una respuesta eficaz.

Sobre todo,que salvaguarde los intereses de sus partes interesadas clave:
  • Reputación.
  • Marca.
  • Valor de la generación de actividades (British Standards Institution).

A nivel internacional se dispone, entre otras, de la norma ISO 22301

“Seguridad de la sociedad – Sistemas de gestión de la continuidad del negocio”.

Por lo tanto, proporciona una base para:
  • Entender.
  • Desarrollar.
  • Implementar la continuidad del negocio dentro de la organización,

generando una mayor confianza en las relaciones entre empresas y  sus clientes.

Se aplica, para asegurar a los interesados que su organización está preparada para cumplir con los requisitos :

  • Internos.
  • Legales.
  • Cliente.

También, y no menos importante, es la norma ASIS/BSI BCM.01-2010

“Sistemas de gestión de la continuidad del negocio: requisitos con orientación para su uso”, la cual fuera elaborada por ASIS International y la British Standards Institution.

El plan de continuidad del negocio, aumenta de manera relevante la capacidad de recuperación.

Finalmente, esto se traduce en tomar las decisiones correctas con rapidez, acortar el tiempo de inactividad y minimizar las pérdidas financieras.

La gestión de la continuidad del negocio y la recuperación de desastres no son lo mismo.

Esta última, basada en la planificación, se concentra en asegurar que los planes de contingencia se aplican para volver a la normalidad tan pronto sea posible después de una crisis.

La gestión de la continuidad del negocio gestiona proactivamente todos los procesos del negocio para asegurar que el mismo va a funcionar a la máxima capacidad.

La resiliencia, está íntimamente ligada a la continuidad del negocio.

Esto puede evidenciarse, por ejemplo, en la norma ASIS SPC.1-2009 “Resiliencia organizacional:

“Sistemas de gestión de la seguridad, la preparación y la continuidad”, elaborada por ASIS International y que se enfoca en atender sucesos disruptivos que puedan provocar crisis, emergencias o desastres.

Para el éxito de la gestión de la continuidad del negocio es fundamental la participación del recurso humano.

No sólo en su implementación, sino en el diseño y planificación.

Caso contrario, puede convertirse en una moda pasajera sin efecto permanente en la organización.

En el caso del seguro, existen dos modalidades para cubrir la interrupción del negocio:
  • Forma inglesa.
  • Forma americana.

En la forma inglesa, se cubre el período completo de readaptación de la empresa.

Es decir, hasta lograr el mismo nivel productivo o de beneficios que existía antes del siniestro.

Por lo tanto, quedando como único límite de indemnización el tiempo previsto como “Período de Indemnización”.

Este, deberá ser razonable y coexistir una suma anual de “utilidades brutas” bien estimadas.

Sobre todo,para lograr la indemnización real y efectiva.

En la forma americana, se cubre  se cubren las pérdidas sufridas en las utilidades brutas por la paralización.

Es decir, desde el momento del siniestro, hasta que se haya efectuado la reparación del daño físico sufrido por la empresa en sus :

  • Edificaciones.
  • Equipos.
  • Instalaciones

Aún cuando para ese momento, no se hubiera logrado la normalidad de los beneficios, o nivel productivo a la misma situación que existía antes del siniestro.

Con información del Universal

Deja un comentario

Menú de cierre