Una conducción nocturna es posible, pero ante todo el conductor debe mantener una actitud vigilante, atenta y anticipativa.

A continuación,detallamos algunas pautas para conducción nocturna de una manera segura:

  1. Reducir la velocidad. Ser capaz de parar totalmente el vehículo dentro del campo de iluminación de los faros. Con luz de cruce la velocidad máxima recomendada es de 90km/h.
  2. Mantener una distancia de seguridad no inferior a tres segundos con el vehículo que le precede.
  3. Aumentar la frecuencia de mirada por los espejos retrovisores, al menos cada 10 segundos.
  4. Aumentar las paradas, tomándose tiempo para recuperarse y proceder a la limpieza de los cristales de los faros, parabrisas,
  5. Encender las luces de cruce, no las de posición, al atardecer. Si duda entre encenderlas y no, enciéndalas.
  6. Si aparecen síntomas de la fatiga o dificultad debemos mantener la concentración, parar, hacer un ejercicio suave, ingerir algún alimento y/o bebida energizante.
  7. Ante los síntomas de la somnolencia o dificultad para mantenerse concentrado, parar, dar una cabezada de 20 minutos y tomar un café o bebida estimulante. Si persiste el cansancio, dormir cuanto se necesite.
  8. Utilizar las luces largas siempre que le sea posible, pero utilice las cortas ante la posibilidad de deslumbrar a otros conductores. Cuando seamos adelantados, lleva dadas las luces largas hasta que el otro vehículo se ponga a nuestra altura, y en ese momento poner también las de cruce.
  9. Reducir la intensidad de la luz del cuadro de instrumentos porque ayuda a ver mejor la carretera. Cuanta más luz haya en el interior, peor se ve el exterior.
  10. En caso de deslumbramiento reducir la velocidad y si fuera necesario, detenerse, desviar la vista a la derecha y buscar como referencia la banda blanca del arcén, circule próximo a la banda blanca pero sin invadir el arcén, y en última instancia cierre el ojo izquierdo.

Fuente:CEASE

Deja un comentario

Cerrar menú