Nadar en el mar suele ser una sensación muy gratificante, y más cuando hace calor.

Nadar en el mar suele ser algo frecuente para muchas personas que viven en la costa o que se acercan a ella de vacaciones o a pasar el día. Quizá son estas últimas personas las que más peligros tienen, ya que al no estar habituados a la playa piensan que siempre es igual, cuando en verdad pueden haber peligros que no se vean.

Estas son algunas de las cosas que debe tener en cuenta para nadar en el mar:

  • Sol: aunque parezca que no está fuerte, puede hacer daño, así que proteja su piel como medida de precaución, para evitar una insolación.
  • Profundidad: debemos vigilar con la profundidad de la playa, a veces las tormentas y mareas  han modificado las profundidades, y lo que antes era algo muy simple y tranquilo ahora ya no lo es tanto.
  • Corrientes: quizá uno de los principales enemigos, el agua tiene otra temperatura que la habitual, y por ello pueden haber corrientes que no percibimos de forma clara, en este caso es necesario que tengamos todos los cuidados preventivos, y que no nos alejemos más de lo necesario de la propia costa.

Trate en la medida de lo posible de no nadar solo. Evite hacerlo después de comer pues en ese momento se es más propenso a sufrir calambres. No utilice flotadores que lo puedan alejar de la orilla por efectos de la corriente. Mantenga a sus niños vigilados constantemente.

Estos consejos son bastante simples, pero nadar en el mar a veces requiere un cuidado especial, no es como nadar en la piscina, aquí tenemos varios peligros que nos acechan, y hay que pensar que incluso a los más experimentados nadadores les ocurren accidentes en el mar cada año.

Deja un comentario

Cerrar menú