Al viajar en moto lo importante es disfrutar y sobre todo poder llegar a su destino y contarlo a los amigos al regresar.

El primero y más importante es que planteemos el viaje con anticipación y que dispongamos de las suficientes horas para realizar el viaje cómodamente y sin prisas. Sabemos que a veces es difícil que en nuestro trabajo nos concedan días para planificar un viaje y descansar después de él, pero excedernos en horas conduciendo es muy peligroso. Descansar cada dos horas e hidratarse es fundamental.

Tanto si usamos la moto con asiduidad como si lo hacemos de forma ocasional, es importante que revisemos el estado de las partes fundamentales.

Hay que revisar que todo esté en orden para poder ir y venir sin ningún contratiempo. Y es que no hay nada más odioso que perder un buen viaje o unas vacaciones por una avería inoportuna y, debido a ello, todos los inconvenientes que surgen.

También es importante planificar el equipaje y pensar en qué necesitaremos para, finalmente, aprender a cargar la moto de manera lógica y segura.

Es muy importante que todo lo que coloquemos sobre la moto esté perfectamente sujeto y no nos quede ninguna duda de que se pueda soltar durante el viaje. Podemos tener un accidente por ello o provocar uno con cualquier objeto que salga despedido de nuestra moto.

Aunque no debería haber ninguna duda, es importantísimo que vayamos correctamente equipados sobre la moto. Casco, guantes, chaqueta, protección para la espalda, pantalones y botas son recomendables siempre que montamos en moto, y más cuando vamos a hacer un viaje largo. Por desgracia no sabemos cuándo podemos tener un accidente y el asfalto es duro y muy abrasivo. Piense que si se cae sin protecciones sufrirá quemaduras y probablemente le quedarán unas horribles cicatrices por no haber llevado ese pantalón que estaba en el armario.

Durante el viaje, lo importante es disfrutar. Mucha paciencia y cabeza fría cuando veamos alguna conducta irresponsable.

Llevar una moto exige en muchos casos saber leer la carretera y la circulación más allá de lo que son capaces muchos conductores de otros vehículos. Practicar una conducción defensiva y no exponernos a riesgos innecesarios son cosas que debemos tener muy presentes siempre, y más cuando realizamos un viaje de estas características.

Practica así mismo la solidaridad y el compañerismo. Saluda a otros conductores, señala los peligros que puedas encontrar en la carretera a los pilotos que circulan detrás, facilita los adelantamientos si ves a otros conductores apurados.

Deja un comentario

Cerrar menú