Casi todos los asientos de bebé para automóviles que están en el mercado cumplen con estrictas normas de seguridad.

Sin embargo, es crucial que lo instale de manera correcta y que compre el que sea más adecuado tanto para su bebé como para su auto.

Existen tres tipos básicos de asientos de bebé para el automóvil. Están los asientos que son sólo para bebés pequeños que tienen un límite de peso de 9 kilogramos. Además de los asientos para bebés y niños de hasta 3 años convertibles diseñados para bebés de entre 13.5 a 16 kg.

Y por último, los asientos elevadores (booster seats), para niños que tienen al menos 4 años de edad y pesan más de 18 kg.

Una vez que haya decidido qué asiento comprar, asegúrese de que sea instalado correctamente. Algunos estudios muestran que la mayoría de los asientos de bebé para el auto son instalados incorrectamente.

Asientos solo para bebés

Tiene dos opciones. Puede usar los asientos que son sólo para bebés, que a menudo vienen con un asa para cargarlos fácilmente. Éstos tienen un límite de peso de 9 kilogramos (kg).

Otra opción es elegir un asiento para bebés y niños de hasta 3 años convertibles. Éstos funcionan como asientos de bebé orientados hacia atrás y, una vez que el niño cumpla con las normas establecidas en cuanto al peso y la edad, se puede orientar hacia adelante.

Los asientos de autos para bebés y niños deben permanecer orientados hacia atrás, en la parte posterior del auto, hasta que los pequeños cumplan 2 años de edad. O bien, hasta que alcancen la altura y el peso máximos establecidos por el fabricante del asiento.

Mientras más tiempo mantenga a su hijo en un asiento de bebé para el auto orientado hacia atrás, más seguro estará (eso se debe a que, en un choque frontal, la fuerza del impacto en el cuello de un niño que está sentado mirando hacia adelante puede dañar su espina dorsal).

Asientos convertibles

Estos asientos convertibles son más grandes que los que son solamente para bebés pequeños, ya que la mayoría están diseñados para crecer con su hijo hasta que tenga unos 3 años de edad.

Debe poder instalarse hacia atrás hasta los 2 años o hasta que el bebé alcance la altura y el peso máximos establecidos por el fabricante del asiento.

Los asientos de los niños mayores de dos años que estén orientados hacia delante, deben contar con arneses de seguridad con cinco puntos de sujeción.

La mayoría de los modelos de asientos convertibles más recientes, permiten que el niño permanezca viendo hacia atrás hasta que pese 18 kg. El beneficio principal de los asientos convertibles es que pueden durar años. Algunos son seguros para niños que pesan hasta 31,75 kg. Unos padres compran este tipo de asiento desde el principio. Otros reemplazan el asiento que es sólo para bebés cuando sus hijos ya no caben en él, por uno convertible.

Asientos elevadores

Los niños que ya estén muy grandes para sus asientos de bebé y niño pequeño para el auto, deben continuar usando asientos elevadores hasta que tengan entre 8 y 12 años de edad y midan 1,45 cm.

No se recomiendan los asientos elevadores que se usan solamente con el cinturón de seguridad del auto para el regazo, en lugar del cinturón que cruza todo el cuerpo (en inglés se llaman shield boosters).

Durante un accidente automovilístico, un cinturón para el regazo sobre la pancita de su hijo podría resultar en lesiones en el estómago, hígado o bazo. Si el cinturón que va sobre el hombro se usa muy alto puede causar lesiones en el cuello y dañar la espina dorsal.

Un asiento elevador con el respaldo elevado proporciona el apoyo necesario para la cabeza si el asiento de su vehículo es bajo o no tiene apoyo para la cabeza, mientras que un asiento elevador sin respaldo lo puede usar en asientos de auto que ofrecen suficiente apoyo para la parte posterior de la cabeza.

Deja un comentario

Cerrar menú